Guía básica para la cena de empresa: qué me pongo, dónde me siento y de qué hablo con mi jefe

Las cenas de Navidad son el evento social del año en las empresas y, aunque pocas son de carácter obligatorio, no está bien visto escaquearse

Las cenas de Navidad son el evento social del año en las empresas y, aunque pocas son de carácter obligatorio, no está bien visto escaquearse.

Para unos tediosas y aburridas. Para otros, la ocasión perfecta para echarse unas risas y estrechar lazos con los compañeros de trabajo. En cualquier caso, las cenas de Navidad son el evento social del año en las empresas y, aunque pocas son de carácter obligatorio, no está bien visto escaquearse.

Por eso, más vale acudir mentalizado de que se deben cumplir unas normas básicas de protocolo, tanto en el comportamiento, en la mesa e, incluso, respecto a la vestimenta. En este tipo de eventos es fundamental acudir puntual, así que mejor optar por el transporte público para no perder los nervios buscando aparcamiento.

Una vez en el restaurante, puede elegir sentarse con los compañeros más afines o bien salir de su zona de confort y colocarse cerca de aquellos con los que mantiene una relación más fría para conocer otros ambientes. En ningún caso está permitido hablar de trabajo o de temas que puedan ser controvertidos, como la política. Respecto al alcohol, no es una oportunidad para desinhibirse. Hay que guardar las formas.

Con el eterno dilema del qué ponerse, la regla es elegir un atuendo sobrio que no destaque por ser demasiado arreglado ni lo contrario. Lo mejor es escoger un «look» elegante pero informal, acorde con el estilo de cada uno.