Hawking y Mukhanon, Premio BBVA por descubrir los «embriones» de las galaxias

Stephen Hawking y Viatcheslav Mukhanov
Stephen Hawking y Viatcheslav Mukhanov

Los físicos Stephen Hawking y Viatcheslav Mukhanov han sido los ganadores de la octava edición de los Premios BBVA Fronteras del Conocimiento en la categoría de Ciencias Básicas por descubrir que las galaxias tienen su origen en fluctuaciones cuánticas. Como ha explicado el propio Mukhanov a través de teleconferencia, lo que descubrieron tanto él como el físico inglés son los "embriones"que originaron las galaxias. Elaboraron sus teorías a este respecto en 1982 y 1981, respectivamente. Teorías que, en 2013 demostró un satélite europeo de la misión Max Planck confirmó de forma empírica. Como destaca Ignacio Cirac, director de la División Teórica de la División Teórica del Instituto Max Planck de Óptica Cuántica (Alemania) lo que demostraron los dos premiados es que "el Big Bang inicial no se creó de forma homogénea y que, como teorizaron Hawking y Mukhanov, la estructura del universo se formó con fluctuaciones cuánticas". Y es que lo que tienen claro hoy en día los cosmólogos y los físicos es que "en sus inicios el universo estaba compuesto de volúmenes microscópicos", apunta Cirac.

El físico ruso, Viatcheslav Mukhanov, desde su despacho en la Universidad Ludwig-Maximilians de Múnich, explica que "mis primeras predicciones se basaron en experimentos teóricos iniciales sobre los que siempre había tenido dudas, hasta que el satélite europeo lo confirmó. No lo esperaba ni en mis mejores sueños". Y es que este experto publicó su trabajo en 1981 cuando aún era estudiante de doctorado en el Instituto de Física y Tecnología de Moscú. Como la cosmología era un área aún "muy especulativa", Hawking también trabajaba en buscar esos "embriones"y llegó a las mismas conclusiones que el investigador ruso, pero con un modelo distinto. Hawking, como destaca el jurado del Premio BBVA Fronteras del Conocimiento, "estudió de manera independiente un escenario para la aceleración cósmica en presencia de fluctuaciones cuánticas, llegando a la misma conclusión".

Con la verificación de las dos teorías de los ochenta, Mukhanov insiste en que "se confirma el origen cuántico del universo y demuestra que no fue tan complejo como se creía. Pudo ser algo tan sencillo como sacudir la mano". Y es que estos "embriones", aunque siguen existiendo, "hoy están amplificados y no son importantes, aunque en su momento desarrollaran las galaxias y los clústeres"de estrellas.