Política

José Bretón finge tener problemas de movilidad

Trasladado provisionalmente a la cárcel de Valdemoro, fue llevado de urgencia al hospital, donde los médicos confirmaron que mentía sobre sus dolencias

Condenado a 40 años por el asesinato de sus dos hijos, José Bretón ha sido esta semana trasladado de Alicante II, en Villena, al Centro Penitenciario Madrid III, en Valdemoro. Nada más llegar a su nuevo, aunque transitorio «hogar», ha vuelto a hacer de las suyas, tal y como relatan fuentes de la cárcel. «Al día siguiente de llegar, dado el dolor o la falta de movilidad que aseguraba tener, fue llevado al hospital de urgencia». Y es que José Bretón ha optado por fingir problemas en el aparato psicomotriz. «El acusado finge no poder caminar y va arrastrándose como si las piernas le fallaran. De ahí que fuera sacado de la cárcel para llevarle a un hospital. El resultado es que no tenía nada».

José Bretón ya se está dando a conocer entre los barrotes de esta prisión, donde apenas permanecerá una semana. «Lo habitual cuando vienen a esta prisión de forma transitoria es que en un máximo de una semana sean llevados a su nuevo destino, salvo que siga fingiendo una enfermedad, entonces podría permanecer más tiempo». «Finge una enfermedad porque no quiere ir a su destino», afirman las citadas fuentes. Y es que Bretón lo que quiere es que le manden a Córdoba, ya que estaría cerca de sus padres. El acusado de drogar y quemar a los pequeños Ruth y José considera una injusticia que teniendo unos padres mayores no le lleven a esa prisión. Su próximo hogar no ha sido facilitado, aunque lo normal en este tipo de acusados es que vayan a la prisión de Herrera de la Mancha, un destino que a priori no es de su gusto.

Pero, mientras, a Bretón se le ha aplicado el primer grado (ART 91.2 del reglamento penitenciario), que es más estricto y conlleva, por ejemplo, menos horas de patio. Unas horas que, a tenor de su estancia en Alicante II, no utilizará, ya que allí renunciaba a sus cuatro horas diarias de patio como norma general, según fuentes del citado centro. Asimismo, se le ha aplicado el Plan de Prevención de Suicidios, que es algo muy habitual entre reos mediáticos, por el que o bien siempre hay un funcionario de prisiones con él o bien sólo por la noche o bien cada dos, tres o cuatro horas va un funcionario a ver cómo está.

Mientras, su abogada, Bárbara Royo, confía en que la contundencia de los argumentos expresados en el recurso de casación interpuesto ante el Tribunal Supremo contra la sentencia que confirmaba la condena de la Audiencia de Córdoba «absuelvan» a su cliente, tal y como informó el pasado viernes Efe. Después de que se haya conocido la admisión a trámite de su recurso de casación contra la sentencia de la Audiencia Provincial de Córdoba y de que se ha fijado el 8 de julio la vista para verlo, la abogada Royo ha manifestado su confianza en que el Supremo les dé la razón. La letrada ha explicado que se expondrán los recursos de todas las partes –Fiscalía y acusación particular interpusieron recursos de impugnación al presentado por Royo– y posteriormente, sin plazo establecido, el alto tribunal decidirá. La vista se celebrará el próximo 8 de julio a las 10:30 horas y la sala estará constituida por el magistrado Cándido Conde-Pumpido, que la presidirá, y por los también magistrados José Manuel Maza, Manuel Marchena, Ana María Ferrer y Perfecto Andrés Ibáñez, a pesar de que se habían opuesto el Ministerio Público y la acusación particular, ejercida por la madre de los pequeños, Ruth Ortiz, que han impugnado el citado recurso.