La asombrosa historia de la niña que quería un granizado

Una niña de cuatro años salió sola de su casa en medio de la noche y se subió a un autobús en Filadelfia (EEUU) con la intención de ir a comprar un refresco. El conductor del autobús ha explicado que la pequeña subió al autobús, se sentó y explicó a los pasajeros lo que ocurría.

Según su relato, en medio de la noche se había vestido, abrió la puerta de su casa, y fue sola hasta la parada, donde subió al autobús porque quería ir a comprar un granizado.

"Ella sabía exactamente a dónde iba", dijo el conductor que detuvo el autobús y llamó a la policía. La niña se reunió con su madre en un hospital local.