Actualidad

La imagen de un padre llevando a su hija con el pelo atado al carro de la compra se vuelve viral

Las autoridades han abierto una investigación para aclarar los hechos

"¿Has visto lo que ese hombre le está haciendo a la niña?. ¡Tenía el pelo enrollado alrededor del tirador carrito y la estaba arrastrando!", explica Robert en Facebook.

El pasado 19 de septiembre Erika Burch y su marido Robert paseaban por los pasillos de un supermercado Walmart de Cleveland (Texas) en busca de comida que sus hijos pudieran llevar al colegio. Al llegar a la zona de productos refrigerados vieron con indignación cómo un padre llevaba a su hija con el pelo enganchado al carrito de la compra y la arrastraba por el supermercado mientras la niña lloraba y repetía "no lo volveré a hacer". Robert se giró hacia su mujer y le dijo "¿Has visto lo que ese hombre le está haciendo a la niña?. "Me di la vuelta y vi que la estaba arrastrando por el pelo. ¡Tenía el pelo enrollado alrededor del tirador carrito y la estaba arrastrando!", explica Erika en Facebook.

Además, añade, la menor decía "¡por favor, para, te prometo que no lo voy a volver a hacer. Por favor, para!". En ese momento, Robert sacó su teléfono y sacó varias fotos para denunciar la situación y le dijo que la soltara. El padre, respondió de manera agresiva para decirle que lo que estaba ocurriendo no era asunto suyo. "¡En este momento, esta niña es asunto mío y tienes que soltarle el pelo ahora!". En ese momento, la pareja llamó a la Policía y acudió un agente que estaba comprando en el mismo supermercado. Cuando llegó, la discusión había pasado a mayores y tanto Robert como el padre de la niña estaban profiriéndose insultos.

A pesar de que le mostraron las fotos, el agente no pudo retener al agresor porque no tenía marca visibles de maltrato ni le había arrancado el pelo. "Si por mí fuera, este tipo estaría en la cárcel. Pero no podemos hacer nada contra él". Lo que más indignó a la pareja es que el sargento les dijo que los padres tienen el derecho de impartir la disciplina como ellos estimen oportuno".

Erika lamentó que nadie pudiera proteger a estos niños y lamentó que la niña tuviera que marcharse a casa con ese "monstruo". Por ello, decidió compartir las imágenes en su perfil de Facebook y se han convertido en un fenómeno viral, con más de 206.000 comparticiones y 18.000 comentarios.

Muchos de esos comentarios han sido críticas. Erika Burch ha tenido que salir al paso hoy y ha publicado un nuevo post en el que indica que "mucha gente no está de acuerdo con lo que hice, pero tengo pruebas de que hay más personas que están de acuerdo que las que no lo están. Sin embargo, me está acosando y atacando a mi hijo con comentarios despectivos y eso no lo voy a aguantar". Así, Erika prosigue "mi hijo no tiene nada que ver con esto. No voy a contestar a los mensajes privados ni voy a disculparme por una imagen que sentía la necesidad de compartir".

Finalmente, el aluvión de llamadas recibidas por la Policía obligaron a las autoridades a abrir una investigación sobre los hechos denunciados por Burch y han alertado a los servicios sociales por su tuvieran que intervenir para hacerse cargo de la menor.