La mitad de los jóvenes ha vapeado al menos una vez

Sube en un 150%. El consumo de cigarrillos electrónicos está de moda en la franja de 14 a 18 años pese a sus potenciales efectos nocivos

Los expertos alertan de que el consumo de cigarrillos electrónicos se ha disparado entre los más jóvenes
Los expertos alertan de que el consumo de cigarrillos electrónicos se ha disparado entre los más jóvenes

El vapeo se ha convertido en una peligrosa moda, y especialmente entre los más jóvenes, que restan importancia a los potenciales efectos nocivos de los cigarrillos electrónicos. Si a eso se le añade que está prohibido comprar un cigarrillo electrónico si no se es mayor de edad, se entiende la preocupación del Ministerio de Sanidad al constatar que su consumo se ha disparado. Así, casi uno de cada dos jóvenes de entre 14 y 18 años ha vapeado, según los datos provisionales de 2018 de la Encuesta Estudes. Una cifra muy elevada respecto a los datos de 2016, cuando uno de cada cinco jóvenes reconocía haber probado estos dispositivos. Es decir, un 150% de incremento en tan solo dos años. Además, el consumo de estos nuevos dispositivos es mayor entre los jóvenes que en el resto de grupos de edad, ya que, según la Encuesta Edades 2017, el 9% de la población de 15 a 64 ha vapeado.

Los cigarrillos electrónicos no son inocuos, algo que no paran de recordar los expertos. Hace solo tres días, desde la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (Separ) reiteraban que las sustancias que se inhalan a través de ellos y los dispositivos de vapeo son «tóxicas y nocivas» para la salud. Sin embargo, ese mensaje parece no estar calando, quizá porque también son numerosos los estudios científicos en los que se trata de ver el lado bueno de estos dispositivos en comparación con el tabaco, como que ayudan a dejar de fumar, tal y como publicó hace solo dos días «The New England Journal of Medicine». Desde el Ministerio de Sanidad insisten en que ese extremo no solo no ha sido demostrado, sino que además pueden prolongar el consumo e implicar riesgos adicionales. Así, la utilización de esos nuevos productos es, además, la puerta de entrada al consumo de tabaco tradicional. De hecho, la última encuesta Estudes, de 2016, señalaba que el 78 % de los estudiantes que usaban cigarrillo electrónico declaraba haber fumado tabaco, mientras que entre quienes no lo usan la cifra es de un 28%. Además, es un factor de riesgo para el consumo de otras drogas: el 98 % de los chavales que vapean habían consumido alguna sustancia psicoactiva.

En coma por vapear durante tres años

Una adolescente de Utah (EE UU) ha pasado tres días en estado de coma inducido, como resultado de una complicación de la neumonía eosinofílica que había contraído tras tres años de uso diario del cigarrillo electrónico. En agosto, ya se informó de la primera muerte a causa de su consumo en Illinois.