La presunta asesina rechazó que su hijo recibiera tratamiento

El veganismo rechaza la medicina convencional

La Razón
La RazónLa Razón

A Katharina Katit-Stäheli le apasionan los animales, tanto que dedicaba gran parte de su día a cuidar de los cuatro caballos que tenía en su Suiza natal que abandonó para trasladarse a Alemania. A sus 40 años, es una vegana convencida. Varios medios han relacionado su vinculación con esta filosofía que, entre otras cosas, destierra de la dieta todos los productos derivados de animales (lácteos, huevos, etc.) con su negación de darle a su hijo un tratamiento médico, motivo principal por el que las autoridades suizas decidieran otorgarle la custodia a su ex marido, de origen egipcio. Cuando nació el pequeño Dylan le detectaron hidrocefalia y ella aseguró que prefería que la trataran con medicina tradicional, una opción que no contempla ningún médico experto. Francisco Martín es el presidente de la Asociación de Veganos de España e insiste en que «el veganismo no es sólo una dieta, es ética; un modelo de vida, no una religión». Como explica, «somos gente librepensadora que comparte una misma idea: condenar la crueldad». De acuerdo con la Sociedad Vegana Internacional, muchos de los medicamentos que se prescriben habitualmente han sido testados antes en animales y por eso los que siguen este ideal optan por no tomar nada. «No aceptamos que se nos imponga algo y, en general, estamos en contra de la experimentación animal porque consideramos que no existe relación científica con los problemas de los humanos», afirma Martín. Aún se desconocen las verdaderas razones por las que Katharina rehusó llevar a su segundo hijo a un especialista porque los tratamientos no suelen utilizar medicación fuerte, sino que se opera el problema. Como explica el presidente de la asociación española, «la mayoría vamos al médico pero cuestionamos la medicina alopática y también evitamos la vacunación para mantener nuestro organismo sano y limpio».

Uno de los principales inconvenientes de seguir una dieta vegana es la falta de ciertas vitaminas como la B12, propios de la carne y que los que llevan esta nutrición sustituyen por suplementos.