MENÚ
sábado 23 febrero 2019
12:36
Actualizado

El auge de los canguros para perros

Los dueños de mascotas han encontrado en particulares amantes de los animales una alternativa a las residencias y hoteles caninos. El trato personalizado es el secreto de su éxito.

  • El hospedaje canino es una alternativa para los dueños que, en ciertos momentos, no pueden llevarse consigo a sus mascotas y su demanda está cada vez más en alza
    El hospedaje canino es una alternativa para los dueños que, en ciertos momentos, no pueden llevarse consigo a sus mascotas y su demanda está cada vez más en alza

Tiempo de lectura 4 min.

22 de julio de 2016. 21:46h

Comentada
22/7/2016

ETIQUETAS

Para las personas que tienen animales a su cargo, la llegada de las vacaciones estivales viene acompañada de una pregunta: «¿Qué hago con mi mascota cuando me voy de viaje y no puedo llevarla conmigo?». Hasta hace unos años, la única opción factible era recurrir a familiares y amigos. Por suerte, actualmente los amantes de los animales cuentan con otras alternativas, entre ellas, los canguros caninos.

Esta nueva modalidad de alojamiento para perros ofrece la posibilidad de confiar el cuidado de su mascota a particulares que prestan un servicio personalizado a través de webs como Budog, Holidog o Dogbuddy. Estas plataformas ponen en contacto a dueños de mascotas que buscan alojamiento para sus animales y canguros de perros y gatos que se ofrecen a cuidarlos. Desde Dogbuddy, Rossella Fasoli, destaca la creciente demanda de estos servicios. Esta plataforma cuenta con 280.000 usuarios repartidos en seis países –España, Francia, Italia, Alemania, Reino Unido y Suecia–. Los propietarios de mascotas pueden elegir diferentes actividades adaptadas a sus necesidades, como paseos, guardería de día o alojamiento 24 horas.

Julieta Esposito es una de las canguros que ofrecen sus servicios en esta plataforma web. Esta argentina amante de los animales llegó a Barcelona hace un año con sus dos perros y su gato. La oportunidad de ser canguro canina llegó por casualidad. «Estaba realizando los trámites para homologar mi título universitario en odontología cuando, un día, navegando por Internet encontré la página de Dogbuddy y dije «¿por qué no?». Tras realizar el registro y ser aceptada –los particulares deben demostrar poseer las cualidades y habilidades necesarias para desempeñar el trabajo–, la joven comenzó esta aventura perruna. Durante estos diez meses como canguro, por la casa de Julieta han pasado 30 perros y declara estar encantada con esta experiencia. «Soy feliz viviendo con perros, no veo mi vida sin ellos, por eso me encanta hacer esto. Hablar con otras personas que amen a los animales, que sus dueños te cuenten sus historias y darles el cariño y los cuidados que necesitan como lo harían ellos». Como señala Julieta, el punto fuerte de esta nueva forma de alojamiento es el trato personalizado que reciben las mascotas. Para ello, los canguros se comprometen a sacar de paseo a los canes y mantener informados a los propietarios en todo momento, mediante fotografías y vídeos. «Los dueños quieren lo mejor para sus perros, poder dejarlos con la tranquilidad de que estarán bien, como en casa» añade Julieta.

Ese trato personalizado es lo que el alicantino Juan Agraz buscaba para Ragnar, su husky siberiano. «Viajamos bastante y siempre ha sido un problema encontrar un lugar donde dejar a Ragnar durante esos días. Probamos residencias y hoteles caninos, pero nos dimos cuenta de que no le prestaban suficiente atención », afirma. El joven comenzó a buscar una alternativa y encontró Dogbuddy. «Nos gustó la idea y vimos que tenía buena pinta. Además, como la página web funciona por referencias, te da más confianza». De este modo conocieron a Raquel Campos, la canguro de Ragnar. Ella se convirtió en canguro canina tras la pérdida de su mascota. «Me encantan los perros y ésta es una buena manera de poder cuidarlos sin tener tu propia mascota». Raquel no duda en dar lo mejor de sí misma cada vez que un nuevo huésped perruno llega a su casa. «Estamos encantados con el trato que recibe Ragnar por parte de Raquel, cuando le recogemos, se nota que ha estado bien y feliz», cuenta Juan.

Los meses de mayor demanda son julio y agosto, pero también son muchas las solicitudes los fines de semana. El precio medio de un alojamiento (24h) oscila entre los 12 y los 20 euros y es el propio canguro el que determina el precio final. Se trata de un sector en auge. Por ejemplo, en Dogbuddy, desde junio de 2015 hasta junio de 2016 las solicitudes de reserva para el servicio de guardería de día han crecido un 200% y las solicitudes para los paseos de perros hasta un 500%. Además, este tipo de hospedaje para mascotas puede ayudar a frenar la triste realidad del abandono animal. España se encuentra a la cabeza europea de esta lacra, con 150.000 abandonos cada año. Ofrecer a los dueños este tipo de servicios podría resultar beneficioso. Desde Dogbuddy, Fasoli afirma que trabajan para «ofrecer una alternativa real. Queremos creer que estos servicios, junto con las campañas de concienciación que se han puesto en marcha, pueden ayudar a disminuir el número de abandonos».

Últimas noticias