«Guardianes del Nilo» contra la contaminación del río

El delta del Nilo, fotografiado desde el espacio por la NASA
El delta del Nilo, fotografiado desde el espacio por la NASA

El presidente egipcio, Abdelfatah al Sisi, ha firmado el «Documento del Nilo» para proteger el río de la contaminación y de todo tipo de infracciones al tratarse de una fuente vital para Egipto, informó la agencia oficial egipcia de noticias, Mena, según informa Efe.

«Como presidente y ciudadano de Egipto, inauguro la campaña popular para salvar el río Nilo y anuncio mi adhesión al Comité de los Guardias del Nilo para protegerlo de la contaminación y las infracciones, y preservar la única fuente de vida del país», subrayó el mandatario durante el acto.

El portavoz oficial de la Presidencia egipcia, Alá Yusef, dijo a los medios que Al Sisi quiere que los ciudadanos se impliquen en esta iniciativa, en paralelo con los esfuerzos que despliega el Estado en el tratamiento de las aguas del Nilo y contra todo tipo de construcciones en sus riberas.

El objetivo de esta campaña es alentar al pueblo egipcio a proteger el Nilo, uno de los ríos más largo del mundo, con casi 7.000 kilómetros, y muy contaminado en muchos de sus tramos.

La firma del documento se produce después de que el martes un barco con 500 toneladas de fosfatos se hundiese en el río, tras chocar con un pilar de un puente en la ciudad de Qena, en el sur de Egipto.

El Ministerio de Recursos Hídricos y Regadío decretó el máximo estado de emergencia para afrontar las eventuales consecuencias del suceso y envió a un comité vigilar la situación, especialmente en las plantas de tratamiento de aguas.

Ayer, las Fuerzas Armadas egipcias enviaron a la zona cuatro unidades fluviales para remolcar la embarcación y retirar el cargamento del río, si bien las autoridades señalaron que es poco probable que la carga se disuelva en el agua.

Además, el Gobierno egipcio teme que la construcción de la «Presa del Gran Renacimiento Etíope» (GERD), que lleva a cabo Adis Abeba sobre el río Nilo, afecte a su abastecimiento de agua, que ya es insuficiente porque el río es prácticamente su única fuente hídrica. EFE