Nuevas evidencias reabren el debate sobre la tumba de Jesús

Un geólogo en Jerusalén afirma haber encontrado "pruebas prácticamente inequívocas", y no menos polémicas, sobre lo que afirma que es el lugar de descanso final de Jesucristo. El doctor Aryeh Simron afirma que ha encontrado nuebas evidencias que sugieren que la tumba de Talpiot, un lugar de enterramiento que se encontró en el este de Jerusalén en 1980, es la tumba en la que descansan los restos mortales de la familia de Jesús de Nazaret, su esposa María Magdalena y su hijo Judá.

Apodada "La tumba perdida de Jesús"en una película documental de 2007 dirigida por James Cameron, la cámara contenía nueve cajas funerarias o "osarios"decoradas con inscripciones con los nombres de "Jesús hijo de José", "María"y otros nombres asociados al Nuevo Testamento. Las inscripciones y las fechas aproximadas de entierro han llevado a algunos a sugerir la tumba de Talpiot significa que Jesús se casó, que fue padre de un niño, y que la existencia de restos mortales significa la resurrección nunca se produjo.

Estas controvertidas afirmaciones fueron rebatidas en el documental, en el que se alegaba que los nombres eran muy comunes en la época y que podían pertenecer a cualquier familia. En 2007, James Cameron y su director, Simcha Jacobovici, hizo la sorprendente afirmación de que la tumba muestra que Jesús no resucitó y que fue enterrado con su familia. De hecho, en el décimo osario retirado recientemente tiene una inscripción en arameo en la que se puede leer "Santiago, hijo de José, hermano de Jesús", lo que añade peso a la teoría de que allí descansaba Jesucristo y su familia.

"Esta evidencia es mucho más de lo que esperaba encontrar", dijo Simrón a "The New York Times". "Creo que tengo una poderosa evidencia, casi inequívoca, de que Santiago pasó la mayor parte de su vida, o la hora de la muerte, en la tumba de Talpiot", añadió.

Las pruebas geoquímicas, llevados a cabo bajo la supervisión de Simron, realizadas por la Autoridad de Antigüedades de Israel, trabajaron sobre la base de que los osarios de la tumba de Talpiot fueron una vez cubierto por la misma arcilla con un mineral muy característico.

Si bien los resultados son susceptibles de reavivar el debate en torno a los posibles restos de Jesús, todavía están lejos de ser aceptados en los círculos científicos. El coleccionista que posee el osario de Santiago dijo a "The Times"que el trabajo de Simron no determina nada "concluyente", mientras que otros arqueólogos Jerusalén dicen que esperan que los resultados se publiquen en una revista revisada por profesionales.