Once detenidos y dos heridos en una reyerta en el puerto de Ceuta

Una reyerta ocurrida en el puerto de Ceuta, en la que participaron una treintena de inmigrantes argelinos, se ha saldado con once detenidos y dos heridos, uno de ellos grave al recibir un botellazo en la cabeza y otro por un corte con un arma blanca.

Una reyerta ocurrida en el puerto de Ceuta, en la que participaron una treintena de inmigrantes argelinos, se ha saldado con once detenidos y dos heridos, uno de ellos grave al recibir un botellazo en la cabeza y otro por un corte con un arma blanca.

Según han informado hoy a Efe fuentes policiales, el suceso se produjo ayer en las inmediaciones de un centro comercial de la zona cuando dos inmigrantes argelinos empezaron a agredir, sin motivo aparente, a otro compatriota que ejercía como guardacoches en la zona.

A la pelea se sumaron otros inmigrantes hasta que se convirtió en una reyerta multitudinaria en la que intervinieron una treintena de argelinos, según las estimaciones policiales y las declaraciones de testigos presenciales, sobre todo los empleados de una gasolinera próxima que tuvieron que cerrar el establecimiento.

La Policía Nacional, la Policía Local y la portuaria tuvieron que intervenir para disolver la pelea y detuvieron a varios de los participantes, acusados de alteración de orden público.

Según un comunicado de la Policía Nacional, los argelinos se golpearon con palos, hierros y otros objetos contundentes, como extintores, viendo como uno de los integrantes en la reyerta esgrimía en sus manos una manguera de los surtidores, llegando a verter combustible tanto en el suelo como a sus contendientes.

Asimismo, otros argelinos intentaban acceder al interior de la gasolinera, concretamente en la tienda, donde se encontraban dos trabajadores refugiados, junto con otro de los integrantes en la pelea que se refugió con ellos.

Una vez que estos dos trabajadores lograron hacer salir del local a otros participantes de la reyerta los cuales destrozaron mobiliario, tiraron todo tipo de objetos al suelo e incluso usaron uno de los extintores del comercio para crear una cortina de humo.

Uno de los inmigrantes, que recibió un botellazo en la cabeza, tuvo que ser trasladado al hospital para ser atendido de las heridas que presentaba, al igual que otro que tenía una herida por arma blanca.

Tras la refriega, los agentes procedieron a detener a once inmigrantes, todos ellos varones de nacionalidad argelina, distinguiendo los diferentes grados de participación.

La Policía desconoce el origen del incidente y ha abierto una investigación después de comprobar que todos los participantes viven en el Centro de Estancia Temporal de Inmigrantes (CETI) de la ciudad.

Las fuentes policiales consultadas por Efe han indicado que estos inmigrantes residen en el CETI pero sólo van al recinto para comer o ducharse, ya que el resto del día permanecen en el puerto o en otras zonas de la ciudad.