Recomiendan tratar a perros con insecticidas para evitar el contagio de la leishmaniasis

En Brasil, donde la prevalencia de la enfermedad es elevada, el sacrificio de perros infectados ha resultado poco eficaz para frenar la transmisión del parásito

Tratar a los perros con un insecticida sistémico, es decir, que penetre en la sangre, reduciría considerablemente la transmisión de la leishmaniasis visceral a humanos, según un estudio liderado por el Instituto de Salud Global de Barcelona.

Tratar a los perros con un insecticida sistémico, es decir, que penetre en la sangre, reduciría considerablemente la transmisión de la leishmaniasis visceral a humanos, según un estudio liderado por el Instituto de Salud Global (ISGlobal) de Barcelona.

Los resultados del estudio, que publica la revista 'Plos Neglected Tropical Diseases' ayudarán a definir el tipo de insecticida y la manera de aplicarlo para lograr la máxima efectividad. La leishmaniasis visceral 'zoonótica', causada por el parásito Leishmania infantum, puede ser mortal y se transmite a humanos por la picadura de las hembras de flebótomos, que se alimentan de mamíferos infectados, particularmente perros. En Brasil, donde la prevalencia de la enfermedad es elevada (más de 3.000 casos al año), el sacrificio de perros infectados ha resultado poco eficaz para frenar la transmisión del parásito.

Tratar a los perros de la comunidad con insecticidas sistémicos podría ser otra alternativa, aunque por el momento no hay insecticidas sistémicos registrados en el mercado para uso contra flebótomos. En este estudio, el equipo investigador desarrolló un modelo matemático para estimar qué impacto tendría el uso de insecticidas sistémicos en perros sobre el número de infecciones humanas por L. infantum, en un área endémica de Brasil.

Tomaron en cuenta diferentes combinaciones de eficacia del insecticida, porcentaje de perros tratados, y duración del efecto insecticida.

El modelo reveló que, para reducir el número de nuevos casos a la mitad, se necesitaría tratar a 70% de los perros de la comunidad con un insecticida cuya eficacia inicial sea de 80% y que no baje del 65% durante seis meses. "Nuestro modelo predice que, a nivel comunitario, el uso de insecticidas sistémicos en el reservorio 'canino' del parásito podría reducir de manera considerable las infecciones humanas por L. infantum,"ha explicado Albert Picado, investigador de ISGlobal y coordinador del estudio.

Según Picado, se podrían usar cebos tratados o pastillas masticables para facilitar la administración del insecticida. El estudio apunta a la posibilidad de desarrollar nuevos productos o adaptar los ya existentes para usarse como intervención de salud pública para controlar la leishmaniasis visceral zoonótica en regiones endémicas.

Efe