Sanidad descarta la ampliación del copago a ambulancias, prótesis y productos dietéticos

La Razón
La Razón FOTO: La Razón

No ha transcurrido ni una semana desde que el Consejo de Estado le diera un tirón de orejas al Ministerio de Sanidad sobre la orden ministerial que se aprobó en diciembre de 2012 acerca del futuro copago del transporte no urgente (ambulancias) para que la cartera de Ana Mato decida detener la propuesta.

No ha transcurrido ni una semana desde que el Consejo de Estado le diera un tirón de orejas al Ministerio de Sanidad sobre la orden ministerial que se aprobó en diciembre de 2012 acerca del futuro copago del transporte no urgente (ambulancias) para que la cartera de Ana Mato decida detener la propuesta. Aunque el dictamen de la institución consultiva cuestionaba la eficacia de la medida, hasta hoy, desde el Ministerio no se concretaba qué iban a hacer con ésta, aunque desde el Ministerio aseguran que ya había tomado esta decisión antes de diciembre del pasado año. "Los esfuerzos de los ciudadanos están dando sus frutos y ahora las administraciones tienen que continuar poniendo en marcha medidas de eficiencia para mejorar la calidad de la sanidad", explica la ministra para argumentar su decisión. "No vamos a pedir más esfuerzos", concluyó.

La medida que estaba tramitando el Gobierno formaba parte de la cartera de servicios suplementarios del Sistema Nacional de Salud (SNS), así como la farmacia que es el único ámbito en el que se mantiene el copago, tanto en las boticas de los hospitales como en las que están fuera de ellos. Así, como dejan claro desde el Ministerio, "no van a establecerse nuevas aportaciones y el desarrollo normativo de la cartera de servicios se da por concluido".

La iniciativa que presentó la ministra a las comunidades autónomas a finales de 2012 y que, a pesar de las reticencias de algunas regiones, salió adelante fijaba una aportación de cinco euros por cada viaje, 10 si es de ida y vuelta, con un tope de 10, 20 o 60 euros al mes en función de la renta. Los topes mensuales para los pacientes que preveían traslados periódicos por un periodo superior a seis meses, con una frecuencia de , al menos, cuatro traslados semanales o dos servicios de ida y vuelta, pagarían como máximo 1,6,3,3 o 10 euros.

En lo que se refiere a la prestación ortoprotésica ambulatoria, se establecieron productos de aportación reducida como las sillas de ruedas, algunas prótesis, plantillas y audífonos, por los que los ciudadanos tenían que pagar un 10% de los que cuestan con un tope de 20 euros.

Los fármacos dietoterápicos, los que consumen enfermos con trastornos metabólicos complejos o que necesitan nutrición entera, también se iban a incluir dentro del nuevo copago. Iban a aportar un 10% del coste del producto.