No escribas correos electrónicos los lunes, podrías perder contratos, acuerdos o negocios

Lo mejor, curiosamente, es hacerlo los fines de semana

No escribas correos electrónicos los lunes, podrías perder contratos, acuerdos o negocios
No escribas correos electrónicos los lunes, podrías perder contratos, acuerdos o negociosPIXABAY

Lo es. Trabajar los lunes resulta complicado. No hay excusa. Da igual que falte poco para tus vacaciones o que la semana de turno tenga un día laboral menos. Es un lunes y eso se nota. De hecho, hasta se puede percibir en el propio desarrollo de tus tareas. Sí, sí. El mero hecho de comenzar la semana tiene efectos en tu rendimiento, en tus expectativas y en tus resultados.

Así lo recoge un estudio realizado por Bloomberg, una empresa que se encarga de analizar el rendimiento de los correos electrónicos. Por lo que si tienes algo importante que enviar, solicitar o reclamar, quizá, lo más sensato es dejarlo para cualquier otro día de la semana. O, al menos, no cometer los siguientes fallos.

El principal motivo, según este análisis, es que el lunes es el día que más fallos ortográficos y sintácticos cometemos con diferencia. Algo que, a pesar de no parecer demasiado importante, resultaría más que suficiente para que no respondan tu email. Y, por lo tanto, entorpecer negocios, acuerdos o contratos importantes que pueden acabar en papel mojado. O dicho de otro modo: cuántas más erratas tenga tu texto, menos posibilidades tienes de que te respondan. Así se desprende de los más de 250.000 mensajes investigados por esta compañía.

En concreto, los correos enviados sin ningún tipo de error en el asunto recibieron un ratio de respuestas del 34%, mientras que aquéllos que presentaban algún fallo el porcentaje de respuesta bajaba al 29%. Sin embargo, esta hipótesis no sólo afecta al asunto de los mismos, sino también al cuerpo del mensaje. Por ejemplo, algo que suele sacar de quicio a los destinatarios es ver uno que comience, directamente, en minúscula. Eso de que la primera letra no vaya en mayúscula parece que no gusta demasiado. Normal.

A todo eso hay que sumarle otro factor que resulta tan importante como la suma de los anteriores: el buen o mal humor con el que encaremos la semana. Lo más seguro es, ahora mismo, esté pensando que esto es lo más determinante a la hora de responder o no un mail, pero la realidad es que es una suma de todo. Si bien hay quien piensa que los lunes son para organizar y estructurar el resto de la semana, lo cierto es que algunas de esas cosas tengas que repetirlas más adelante si no hay un feedback de tu receptor.

Del estudio también se desprende un dato bastante curioso: si las fuerzas, el ánimo y la conciencia te dejan, lo mejor es enviar ese mensaje el fin de semana. Ahí, según apuntan, las probabilidades de que te contesten son más altas. ¿El motivo que lo avale? Pues, supuestamente, porque durante los sábados y los domingos solemos escribir mejor. Quizá, el hecho de estar menos presionados tenga ese efecto positivo.