El 84,3% no pagaría por usas las redes sociales

Curiosamente, el 66,7%, sin saber las fuentes de financiación, cree que Twitter o Facebook tienen futuro.

Vivimos en una época de globalización tecnológica, económica y mediática. Un enunciado grandilocuente pero que tiene una lectura pequeña y personal en cada uno de nosotros; o al menos, en cada uno de los que tenemos o estamos presentes en las llamadas redes sociales. Twitter, Facebook o Instagram se han convertido en instrumentos de comunicación personal y también económico, político o, incluso, apuntan algunos, en revolucionario. Aunque sin armas «de las de antes» sino otras más sutiles y –todo sea dicho– menos peligrosas o «definitivas». O no. Después de las elecciones norteamericanas, con la supuesta ingerencia rusa o las campañas del Brexit está claro que estas nuevas tecnologías de socialización tienen muchas aplicaciones. Al menos hasta donde todos, tácitamente, acordemos que pueden llegar. En la encuesta de NC Report para LA RAZÓN, el 66,7% está convencido de que Twitter o Facebook tienen futuro... ¿Pero circunscrito a qué? Por otro lado, pocos están dispuestos a pagar por utilizar esas redes sociales, y ya se sabe que lo que no se está dispuesto a pagar no tiene valor. Respecto a su eco, a su relevancia, lo que nosotros mostramos de nosotros no debería tenerse en cuenta para que una empresa o un jefe nos juzgue. Aunque nos mostremos sin pudor vulnerables en Instagram. ¿Son «áreas de paso, no de permanencia»? Los criterios son variables en los tiempos en que incluso se debe legislar sobre la muerte en las redes sociales y desactivar cuentas de personas fallecidas. La revolución tecnológica va a más... Ahora sólo cabe crear las vías de su desarrollo para que no sea un territorio sin ley.