El misterio de la cabeza de Goya: un thriller policíaco

El jueves 13 se estrena en La 2, a las 00:15 horas, “Oscuro y Lucientes”, un largometraje documental dirigido por Samuel Alarcón y en el que narra “la leyenda, la investigación y la historia” de la muerte del pintor

Fotograma de "Oscuro y Lucientes", de Samuel Alarcón
Fotograma de "Oscuro y Lucientes", de Samuel Alarcón

El Museo del Prado de Madrid alberga hasta este domingo “Solo la voluntad me sobra”, una exposición que recoge numerosos dibujos de Goya. Llama la atención la pieza que cierra la muestra: se ve a un hombre gastado por la edad y con la mirada perdida en los recuerdos bajo la frase “Aún aprendo”. Francisco de Goya y Lucientes es uno de los grandes maestros de la pintura. ¿Quién no ha aprendido de arte a través de su vida y su pincel? Y, tal y como transmite este dibujo, al igual que él aún en la vejez continuaba desarrollando su genialidad, cada día seguimos aprendiendo. De él, su técnica, sus pinturas negras y de la gran lección que fue su vida. Ah, y por qué no, también de su muerte.

Mientras que su vida fue una exaltación del arte, su muerte continúa siendo un misterio. Fue en 1828, durante su exilio francés, cuando el cuerpo de Goya fue enterrado en un cementerio de Burdeos. Nadie reclamó su cuerpo, ni siquiera su familia, por lo que permaneció fuera de los límites de la tierra que le vio nacer durante décadas. Sin embargo, tiempo después, fue el Cónsul español en Burdeos quien reclamó que su tumba volviese a España.

El Cónsul encontró la tumba hecha una ruina, como si la muerte del pintor hubiese ganado y se hubiera quedado por encima de lo que fue su vida. Por tanto, tras años de trámites, consiguió el permiso para exhumar al cadáver y trasladarlo a España. Sin embargo, no queda ahí la historia, sino que este solo fue el comienzo del misterio: al abrir la lápida, la sorpresa de los presentes fue grande ya que la cabeza de Goya había desaparecido.

El jueves 13 de febrero se estrena en La 2 de RTVE “Oscuro y Lucientes”, un documental dirigido y contado por Samuel Alarcón y que narra la historia de la muerte del pintor. El director recuerda cuando “mi padre me llevó a visitar el Cementerio de San Isidro (Madrid), donde me mostró una tumba de Goya y me contó que su cuerpo había venido desde Francia descabezado”. “La sorpresa de encontrar su tumba fue rebasada con creces por la morbosa noticia”, recuerda Alarcón, “mi padre no supo responder con rigor mi requerimiento de detalles, pero inventó todos los que pudo para satisfacer mi curiosidad”.

Y de esta historieta viene la idea del documental: “Tras años experimentando con la ficción, el documental de estilo directo o la producción de otros cineastas, retomé el viejo cuento que me contó mi padre sobre la muerte de Goya”, continúa el cineasta, “de aquella historia asomaban decenas de flecos de los que comencé a tirar para encontrar un relato fragmentado entre la leyenda, la investigación y la historia”.

Con esto, y tras más de un año recorriendo festivales de cine que incluyen Biarritz, Las Palmas, Ficcali o Sevilla, el largometraje documental que se emite el jueves a las 00:15 horas es resultado de un thriller con postales, un puzzle de fotografías, lugares, testimonios, informes policiales y pinturas, “en un documental de creación teñido por el género policíaco”, comenta Alarcón.