Televisión

¿Por qué el coronavirus no afecta a la producción de series animadas?

La realización de series como “Los Simpson” o “Padre de familia” es diversa al resto de ficciones, por lo que la mayoría de los empleados pueden permitirse el teletrabajo

La amenaza del coronavirus está arrasando con todo, eso no es novedad. En particular, con respecto a la industria que nos ocupa, la de producción de series y programas de entretenimiento, también se ha visto gravemente afectada. Más de 120.000 empleados han perdido su trabajo ante la cancelación de manera temporal de la producción de series, películas o documentales. Hay que tener en cuenta que en un rodaje no solo está el director, el cámara y el actor, sino que un equipo dedicado a una escena incluye a bastantes personas, reuniones que ahora debemos evitar. Y, en dichos grupos, hay todo tipo de trabajos: desde electricistas hasta conductores pasando por encargados de la decoración. También es cierto que el trabajo que se realiza en una grabación, como es la nueva temporada de “Stranger Things” que ha tenido que paralizarse, difícilmente se puede hacer de forma remota. Por ello, el daño ha sido mayúsculo excepto en un área de dicha industria que todos conocemos: la de producción animada.

Las series como “Los Simpson” y “Padre de familia” no tienen esta cantidad de obstáculos a la hora de producir nuevos episodios. Es decir, en este área de la industria del entretenimiento sí es factible el teletrabajo por varias razones. Según informa “The Hollywood Reporter”, series como “Los Simpson”, “Bob’s Burgers”, “Duncanville”, “Hoops” y “Central Park” mantienen su producción de nuevos episodios desde los hogares de cada componente del equipo. Según explicó Al Jean, “showrunner” de la familia Simpson a la publicación citada, “la producción no se ha saltado ningún día o ha perdido el ritmo, tenemos la intención de hacer los 22 episodios para los que fuimos contratados y no ha habido cambios en la forma en la que hacemos las cosas”.

“Los Simpson” cuentan con varios capítulos en reserva con los que “sobrevivir” durante la crisis actual del coronavirus. Cabe destacar que una serie animada, a diferencia de otras dicho coloquialmente “de carne y hueso”, se produce a través de un sistema diferente. Un capítulo de “Rick y Morty”, por ejemplo, cuenta con un guión escrito, una producción de animación física, una voz en “off”, colores, sonidos y otros aspectos técnicos. Se trata de una producción más rigurosa y, quizá, más lenta, motivo por el que este ámbito de la industria suele ir varios pasos por delante. Según confirma “The Hollywood Reporter”, las plataformas de “streaming” que tienen este tipo de series en su catálogo suelen ofrecer más de 20 episodios por temporada y suelen renovar la cantidad con un año de anticipación para mantener la producción sin problemas. Por ello, lo que hace esta industria desde casa ya no es solo producir episodios de inmediato estreno, sino adelantar trabajo que perfeccionarán una vez la situación se normalice.

Son varios los sistemas que los equipos encargados de la producción de series animadas han tomado como manera de teletrabajo: realización “storyboards” compartidos, lecturas de guión vía telemática o, como es el caso de “Bless the Harts", serie de Fox, grabando sesiones de voz en “off” desde casa. Es decir, un audio grabado por videoconferencia no se puede utilizar para un capítulo, pero los actores de doblaje están trabajando en sus propios audios desde casa para que, durante el proceso de producción, se coloquen en los episodios.

“En los programas que tienen la suerte de tener buen presupuesto como ‘Padre de familia', ‘Los Simpson’ y ‘Bob’s Burgers’, los artistas esperan para obtener pistas de audio y se ajustan según las actuaciones vocales que obtienen. Eso no significa que no puedan hacerlo sin pista de audio”, explica Rich Appel, “showrunner” de “Padre de Familia” a “The Hollywood Reporter”. “Tenemos una gran cantidad de pistas de audio para la próxima temporada para que los artistas trabajen”, continúa, “las cosas pueden ajustarse cuando recibimos el audio final, los artistas y animadores pueden asignar movimientos de labios y actuación facial a lo que escuchan en su cabeza”.

Lo mismo ocurre con el sonido que acompaña a los personajes pues, como explica el compositor de “Padre de familia”, la música de las series también es un trabajo que no requiere desplazamiento. En el caso de esta serie, los músicos están tocando sus instrumentos desde casa y a partir de una partitura realizada de manera remota.

“Es una experiencia nueva y extraña”, explica Appel a la publicación citada ante la permanencia de la producción animada a pesar de las numerosas cancelaciones en el resto de la industria. “Si un programa se cierra, es probable que cientos de personas no sean remuneradas y hay una responsabilidad con artistas, directores y escritores, entre otros", explica, para así celebrar que, al menos, "la animación como género es adecuada para trabajar desde casa”.