Gloria Serra: “Muchos compañeros me pedían que le pusiera voz a su invitación de boda”

El programa que presenta, “Equipo de investigación”, está a punto de cumplir 10 años en la parrilla de laSexta

Gloria Serra, presentadora de "Equipo de investigación"
© Roberto GarverRoberto Garver© Roberto Garver

Este viernes comienza una nueva temporada de “Equipo de investigación” en laSexta y LA RAZÓN ha hablado con su presentadora, Gloria Serra, que junto con el equipo de programa y los temas tratados en sus reportajes, son los pilares fundamentales del éxito de este formato que está a punto de cumplir 10 exitosos años en el “prime time” de la cadena de actualidad por excelencia.

-¿Cuál es el secreto de “Equipo de investigación” para mantenerse 10 años en la parrilla"

-Los primeros sorprendidos somos nosotros, porque tú sabes además lo volátil que es el mundo de la televisión. Que ya cumplir, ya no te digo diez años, es que cumplir un año es un milagro. Contamos las temporadas de tres en tres meses... pues diez años son los que duró “Friends”. Es que lo piensas y dices “madre mía”, una serie de culto que ya fue un milagro que durara 10 temporadas son los que llevamos nosotros. A mí me da como un abismo mental. Entonces yo creo que el secreto ha sido encontrar ese estilo que creo que es indefinible, que es único, que lo hemos ido construyendo, además, pasito a pasito y que nos hace únicos. Además, ha atraído a gente que a lo mejor un reportaje pues normal no le hubiera atraído demasiado, pero hemos conseguido convertir los reportajes en pequeñas películas, en historias, en narraciones, que hace que la gente, que a veces me lo han comentado, lo hace en redes sociales. Te dice “ay, mira, este tema no me interesaba”, yo que sé, el aguacate, que recuerdo que hubo muchos chicos que decían “que tema más rollo” y luego dicen ah, “pues mira, me lo he tragado”. Y entonces ahí te sientes muy orgullosa porque sabes que lo hemos conseguido, no porque el tema le interese especialmente, sino porque lo hemos hecho digerible, entretenido, ameno y al final ha sido como una película, como una historia.

-Los espectadores reconocen eso de no ver el programa a propósito, pero quedarse enganchados delante de la tele

-¡Pero si es que me pasa a mí! Yo cuando vamos a hacer el programa, no te diré que lo tengo aburrido, pero casi, porque lo hemos hablado, lo hemos discutido, lo hemos visto 23 veces, lo hemos cambiado 80, he grabado 30 versiones y ya llega un momento que estás como empachada, y a veces yo lo veo,para ver cómo ha quedado y tal. Incluso a veces es que me da pereza el tema en sí, pero por eso, porque lo hemos machacado mucho y lo empiezo a ver, y me lo acabo tragando entero. ¡Y es que me ha enganchado! Es, increíble. Que me enganche a mí ya es surrealista.

- En estos 10 años, ¿qué tema te ha resultado más espeluznante, cuál el más curioso y el más sorprendente?

-El más espeluznante sigue siendo, a pesar de que han pasado unos seis años o siete años, el de “Cabeza de cerdo”, el mayor traficante de mujeres de Europa. Me dejó y me sigue dejando el corazón encogido. Ese programa ya no lo puedo volver a ver, porque me sigue doliendo en el alma, porque sé que sigue ocurriendo. Él está en la cárcel, pero sus sucesores siguen estando ahí, explotando y tratando a estas pobres mujeres como si fueran carne.

El más curioso, desde el punto de vista negativo del término, ha sido toda la saga Ruiz Mateos. Hemos hecho cuatro reportajes en diez años de esta familia que empezó con el padre que seguía siendo genio y figura. Luego el padre con los hijos. Luego ya el declive último del padre, con los hijos casi engañando al padre, que ya era la repera de la estafa. Y luego uno de los hijos solos. Y dices “madre mía”, es increíble una saga familiar a la que, por cierto, aún muchos ciudadanos defienden, que quizá es lo más impactante de todo.

Luego el más curioso fue uno muy, muy absurdo que yo pensé: “La gente nos va a decir que somos un poco locos”, que dedicamos al champú de caballo, que este programa surgió de un fenómeno de consumo, entonces no hacíamos tantos temas de consumo nosotros. Surgió de una conversación de cafelito entre nosotros, de una compañera que dijo “pues yo me pongo el champú de caballo”. Y entonces, de esa chorrada, que generó una discusión allí, y alguien dijo, “vamos a mirar este tema”. Y luego vimos que había allí un fenómeno de consumo insólito. Y luego, por supuesto, como siempre pasa cuando hay algo que se vende mucho, pues los estafadores de turno. Lo hicimos, y dije “nos vamos a pegar un leñazo por este tema”, porque la gente va a decir que nos hemos flipado, pero funcionó como un tiro.

-¿Es inevitable que se te note en el tono de voz cuando un tema te indigna?

-Sí, de hecho me tengo que frenar porque no soporto a la gente que abusa de algunas situaciones. Por ejemplo, recuerdo otro tema que elegimos, por cierto, en el que estaba implicado el que luego hicimos otro reportaje por haber asesinado a un español en Tailandia. Ahora recientemente le han anulado la condena a muerte por cadena perpetua. Parece que le van a dejar viajar a España. Que era una gente, que se dedicaba a estafar ancianos y quitarles su piso con la connivencia de un notario. A mí este tema me puso.. de verdad no te lo puedes imaginar... Vienen estos dos mañnacidos y les quitan lo único que tienen que es su piso y les dejen en la calle estafados.. pués sí, se me nota.

-¿Cómo se ha convertido tu voz en seña de identidad del programa?

-He encontrado que muchos compañeros, que es un estrés al final, porque trabajo en una empresa de más de 2.000 personas, que todo el mundo quería que le pusiera voz a su invitación de boda, al cumpleaños feliz. Y tuve que parar, porque iba por los pasillos de la tele, y no hacía otra cosa. No, digo, se trata de una voz profesional, trabajada por los años que llevo haciendo información. No, no nací con esta voz. Es una voz trabajada, como bien escuchas, no es exactamente lo que escuchas en “Equipo de investigación”. En el fondo fue un invento, porque nosotros, cuando al principio empezamos a ver cómo le dábamos un formato a este programa para hacerlo distinto, uno de los elementos que aparecieron es que fuera una narración que uniera todos los trozos. Tú cuando montas un un reportaje, hay trozos: la parte del crimen en sí, la parte de cómo lo investigas, la parte de los vecinos... Al final no queríamos que quedara por piezas separadas. La única forma de oírlo era con una narración que le diera cohesión a todo esto. Fuimos perfilándolo muy poco a poco. Esa idea de empezar a utilizar técnicas narrativas de fuera del periodismo, que eran técnicas cinematográficas o teatrales. Yo iba a ver una obra de teatro o una película y estaba pendiente del tono de voz que empleaban, sobre todo los actores españoles que tenemos que son maravillosos, que empiezan a narrar una historia o que empiezan en un diálogo. Yo me quedaba con todos los tics de narración que no se parecen en nada a lo que yo hacía como periodista normalmente y lo fui incorporando.Creo que al final fui modulando y aprendiendo conmigo, sobre todo al servicio de la historia. Y ahora llega una simbiosis que ellos escribe para mí, es decir, cuando van a contar algo, ellos me escuchan dentro de su cabeza.

Fotograma del episodio "El secreto de Lucía"
Fotograma del episodio "El secreto de Lucía"La RazónlaSexta

-El primer episodio de esta temporada se llama “El secreto de Lucía”, ¿qué vamos a poder ver?

-Bueno, primero y principal, una cosa nueva, que mira que es difícil en 10 años que hemos hecho casi de todo, que es un doble capítulo. De hecho, el capítulo de mañana, cuando se termina, lo hace con un “continuará”. Yo digo literalmente "el desenlace la semana que viene en “Equipo de investigación”. Es una expectativa que tenemos de a ver cómo van a reaccionar nuestros espectadores y seguidores con ese doble capítulo . Ha habido programas que nos ha dado mucha rabia que hemos dejado den el tintero un montón de cosas porque es que no caben en cincuenta y cinco minutos si lo quieres contar bien, pero es que este tema es increíble.

Aparte, porque sonde esos temas en los que yo digo siempre que damos la voz a la víctima. Las víctimas de asesinatos y de crímenes, cuando no se encuentra a los responsables, mueren dos veces, porque se las silencia. Este es un caso clarísimo: Lucía Garrido, una peluquera de Málaga, madre de una hija de 12 años entonces, que ahora tendrá 24, y nadie ha cumplido condena por su muerte. Se va a repetir el juicio, esperemos que esta vez con éxito y encontrando culpables. Pero es un tema que tiene, aparte del crimen, la muerte de dos colombianos, tráfico de drogas, tráfico de especies protegidas, agentes corruptos de la ley.

Gloria Serra no quiere terminar la entrevista sin dar gracias “a todos los espectadores que han estado viendo todos los programas como si leos estuvieran viendo por primera vez, hemos hecho un repaso a los diez años de historia que creo que nos ha quedado nada por emitir. Y han tenido un éxito increíble".