«Blindspotting», poesía y música en el corazón de Oakland

La plataforma estrena hoy la continuación de la película de 2018 con los mismos protagonistas

La escena del baile en plena calle está basado en un vídeo de youtube
La escena del baile en plena calle está basado en un vídeo de youtubeEddy ChenEddy Chen

En 2018 los guionistas Daveed Diggs y Rafael Casal estrenaron «Blindspotting» una comedia dramática dirigida por Carlos López Estrada que causó una honda impresión por narrar la vida en el área de la Bahía en Oakland. La crítica se sorprendió de la potencia de mezclar elementos tan dispares como la comedia, la polémica sobre la violencia policial, y las escenas que lo acercaban más a un musical. Ahora la serie creada por Starzplay bajo el mismo nombre y que se estrena hoy, retoma la historia seis meses después de la película y se centra en Ashley (repite Jasmine Cephas Jones), que se encuentra en la cresta de la ola de una vida de clase media en Oakland hasta que Miles (Rafael Casal), su pareja desde hace 12 años y padre de su hijo, es encarcelado repentinamente, dejándola caer en una crisis existencial caótica y humorística cuando se ve obligada a mudarse con la madre (Helen Hunt) y la hermanastra de Miles (Jaylen Barron).

Si bien no es necesario a nivel narrativo haber visto la película antes de ver la serie, si que es importante conocer las raíces de la inspiración de sus guionistas y creadores. «Tratamos de escribir una historia que ha afectado a mucha gente de la comunidad donde crecimos», cuenta a LA RAZÓN Rafael Casal, que insiste que los personajes de la serie «intentamos que se parecieran a las personas que han conformado nuestras vidas». Justifica así hacer una comedia de un drama: «Las vidas de esas personas están llenas de humor, alegría y tragedia y de superación de los obstáculos del complejo penitenciario, que afecta a millones de estadounidenses. Así que es una historia verdaderamente muy americana». Pero Casal incluso apunta que la temática llegará al espectador porque «muchos otros países pueden identificarse con las circunstancias en las que se encuentran nuestros personajes».

Ya en el primer capítulo es planteamiento es muy novedoso, Ashley la protagonista se sume en el caos que provoca el encarcelamiento de Miles y su único desahogo son momentos en los que rompe la cuarta pared, y en verso. «Había un montón lenguaje elevado en la película, y en verso. Y lo hermoso de la poesía, entre muchas otras cosas, es que nos permite tratar de embotellar ideas y emociones muy complicadas. La idea de que ella se dirija a la cámara y haga una especie de soliloquio nos permitió una ventana a su estado emocional. Lo hemos visto en el teatro, pero nunca de esta manera. Así que quisimos probarlo». Casal que vuelve a su papel de Miles, reconoce que ahora no lleva la carga interpretativa: «La película es desde la perspectiva de Collin y Miles. Pero la serie es la de Ashley sobre Miles, y eso es muy diferente. Es su pareja romántica de 12 años con la que tienes un hijo. Además, hablamos con nuestras parejas de forma diferente a como lo hacemos con el resto del mundo. Miles está al servicio de la historia de Ashley. Sabíamos que teníamos que mostrar el amor que tienen para que entendiéramos lo doloroso que era que se lo quitaran». Otro protagonista sin duda es la propia ciudad de Oakland, porque como explica Casal «la especificidad es algo realmente importante para Daveed y para mí. Así que para crear un entorno interesante para el espectáculo, nos aseguramos de que todo, la música, la ropa e incluso la poesía, estuviera relacionado con la especificidad del lugar donde se encuentra».

Aparte del trabajo impecable de los protagonistas, hay que resaltar el trabajo de Helen Hunt: «Ha sido fantástica. Un soplo de sabiduría en la serie y todos queremos ser mejores en el plató por la forma en que ella aparece en una escena».

En ocho capítulos con Ashely y su familia reiremos, lloraremos, sufriremos, cantaremos y bailaremos en el corazón de Oakland.