Paco Ureña: “Salvando las distancias... Esta etapa me recuerda a la de recogimiento cuando el percance del ojo: los miedos, la incertidumbre...”

“Hay que ser fuerte para sobrellevar todo esto”, dice el torero murciano confiando en Guadalajara

El torero murciano Paco Ureña pasa los días “tranquilo”. Todo lo tranquilo que se puede en su casa de El Casar de Talamanca, en la provincia de Guadalajara, junto a su mujer. Intenta mantener la cabeza en orden y para ello sigue con sus rutinas, las de su entrenamiento, la preparación de la temporada, aunque todo siga en el aire. “Intento hacer ejercicio y en casa tengo un pequeño espacio donde puedo coger capote y muleta y mantenerme en forma. La verdad es que todo esto que está pasando, la manera de vivirlo, me trae recuerdos de la situación que pasé hace un año cuando me ocurrió el percance del ojo y fueron esos meses, de septiembre a febrero, de encierro, de sentir mucha incertidumbre. Claramente no es lo mismo, porque en ese momento me afectaba solo a mí y ahora le afecta a todo el mundo, entre otras cosas, pero sí por estar encerrado y por esa sensación de incertidumbre y miedo. El miedo se vive por dentro y eso me resulta familiar”, dice Ureña.

El torero superó una cornada que se llevó la vista de su ojo izquierdo, pero desde luego no su ambición. Regresó a los ruedos y para dar su mejor versión. Triunfador absoluto de la temporada de su vuelta. “Creo que es tiempo para que todos nos concienciemos de que hay que estar en casa, cuidarse y protegerse, ya no por la salud de uno, sino por la de los demás. Tenemos que tener claro que podemos ser transmisores del virus y provocar problemas serios. Saldremos de esto y tengo la confianza en que lo haremos reforzados. Estamos obligados a dar un giro a la sociedad hacia la humanidad y preocuparnos por lo esencial e intentar hacer la vida más fácil a los demás. Ocuparnos por lo verdaderamente importante, pero hay que tener la mente fuerte para afrontar todo lo que está ocurriendo”, concluye Ureña.