Del estallido al silencio

Un sensacional par de Antonio Chacón fue lo mejor de un deslucido encierro de El Puerto en el que nadie tocó pelo.

Un sensacional par de Antonio Chacón fue lo mejor de un deslucido encierro de El Puerto en el que nadie tocó pelo.

Tomás Rufo puso el viernes un listón que ninguno de los tres espadas de ayer logró rozar. Tras la Puerta Grande del toledano los toros de Puerto de San Lorenzo y la Ventana del Puerto, salvo el quinto, no darían opciones de repetir triunfo de forma consecutiva.

Manseó de salida el primero buscando cómo saltar las tablas, un comportamiento que no acusó tanto en el caballo. Juan Leal quitó por tafalleras cambiando la trayectoria en cada lance. Bien por verónicas estuvo después Luque. El sevillano, tras los buenos pares de Arruga y Caricol, lo intentó pase a pase con un ejemplar de El Puerto poco colaborador. Se fue pronto a por la espada para matar de media estocada. De «Renacuajillo» nada, 650 kilos había dado en la báscula el cuarto, con el hierro de La Ventana del Puerto. Más largo que un día sin pan, pasó rozando a Juan Leal en su segundo quite por ajustadísimas gaoneras. Cada embestida parecía ser la última, el toro acometía sin la más mínima intención de repetir. Daniel Luque, desfondado de ir en su búsqueda, le metió la mano en el segundo intento.

Se quedó corto al ir a parear Marc Leal y el toro le arrolló, aunque sin consecuencias. En la inexistente boca de riego se plantó Juan Leal de rodillas e impávido se lo pasó por la espalda hasta en dos ocasiones. No lo vio claro Juan por ninguno de los pitones y tampoco tardaría en coger la espada. Pero el segundo no entregaría su vida fácilmente, retrocedía nada más ser cuadrado por su matador, lo que acabó en tres pinchazos y dos avisos. Al galope salió el quinto, el que ofreció más opciones. Por el derecho diseñó la faena Juan, que dejó una primera tanda de ligazón, aunque algo despegada. Confió el francés en el toreo de cortas distancias que ha abanderado este verano en el norte, con un toro que pedía algo más de espacio ya que se había arrancado antes con alegría desde lejos. Así, no logró lucir las condiciones de un toro que tenía más que dar.

Anduvo suelto y a su voluntad el tercero, lo que tras un deslucido tercio de varas complicó mucho el de banderillas. Pero Antonio Chacón, dejó uno de los pares de esta temporada, se pegó a tablas reduciendo al máximo el espacio para salir del encuentro. Se jugó el tipo y se ganó la ovación. Intentó frenar Ortega las brutas embestidas de «Cuba» extendiendo el muletazo sin éxito. Se acabó alargando. Estocada caída. El veleto sexto, que acortó en banderillas, acusó una notable falta de fuerzas. Con él Juan Ortega solo pudo gustarse en algún pase suelto. Media y descabello.

Ficha del festejo

Las Ventas (Madrid). Segunda de la Feria de Otoño. Se lidiaron toros de El Puerto de San Lorenzo y la Ventana del Puerto (4°), bien presentados. El 1°, va y viene sin codicia; el 2°, sin transmisión; el 3°, a su aire y sin clase; el 4°, no repitió; el 5°, con movilidad y recorrido; y el 6º, flojo. Más de tres cuartos de entrada

Daniel Luque, de caña y oro, media en buen sitio (silencio); pinchazo, estocada (silencio)

Juan Leal, de espuma de mar y oro, tres pinchazos, aviso, seis descabellos, segundo aviso (silencio); trasera y tendida (silencio)

Juan Ortega, de caldero y oro, aviso, estocada caída (silencio); media y un descabello (silencio).