Actualidad

Jiménez Fortes recibe el alta hospitalaria

El Juli, que no se perderá ningún compromiso, sufre una rotura de fibras en el abductor

El diestro malagueño abandona la clínica de la Virgen Blanca en silla de ruedas
El diestro malagueño abandona la clínica de la Virgen Blanca en silla de ruedas

El diestro malagueño Saúl Jiménez Fortes ha sido dado de alta este mediodía en la clínica bilbaína de la Virgen Blanca, donde se encontraba ingresado desde el pasado miércoles tras ser corneado con pronóstico «reservado» por un astado de Alcurrucén en el quinto festejo de las Corridas Generales.

A primera hora de la mañana, el joven torero se sometió a una completa analítica que ha servido para constatar la buena evolución de la herida, por lo que el doctor José Luis Martínez Bourio, cirujano jefe de la plaza de toros de Bilbao ha autorizado sin problemas el traslado de Jiménez Fortes que ya descansa en su domicilio de Salamanca. «El mejor regalo de mi aniversario de alternativa: el alta hospitalaria.Con ganas de pisar el ruedo y de volver a Bilbao», afirmó, feliz, a su salida del hospital vía Twitter.

Ya por la tarde, atendió la llamada de LA RAZÓN, «tranquilo en casa pero contento, los médicos me aconsejaban quedarme ingresado hasta el lunes para seguir con el antibiótico en vena, pero allí es más lento y los días más largos».

«El doctor Ortega, cirujano de La Glorieta, va a supervisar la herida, ya está al corriente de mi situación y en dos o tres días espero que me quiten el drenaje», comenta sin pronunciarse sobre su vuelta a los ruedos. "Veremos cuando vaya probando y entrenando como son las sensaciones, porque en algunas cornadas se puede recortar los plazos y otras, aunque parezcan menores, no lo permiten, trabajaré con los fisios para volver cuanto antes, que nadie lo dude», afirma Jiménez Fortes, que ya puede «apoyar la pierna y caminar, aunque con alguna dificultad».

El percance, una cornada de dos amplias trayectorias en el tercio medio del muslo izquierdo que, por fortuna, no afectó a ningún vaso sanguíneo importante, ha hecho que el torero pierda algunos de sus compromisos. En este sentido, especialmente dolorosa para el costasoleño ha sido su ausencia en la Feria de Málaga que se está celebrando estos días y en la que estaba anunciado por partida triple.

Mientras, otros dos toreros han pasado por la consulta médica en las últimas horas como Julián López «El Juli» y José María Manzanares. El espada madrileño sufre una rotura de fibras en el abductor izquierdo, que está siendo tratado por un fisioterapeuta. Pese a ello, no se perderá ningún compromiso pues ayer mismo hizo el paseíllo en Sanlúcar de Barrameda (Cádiz), mano a mano con Alejandro Talavante. Por su parte, Manzanares no pudo hacer ayer el paseíllo en Málaga a concuencia de un esguince de grado I en su tobillo derecho.