MENÚ
viernes 19 julio 2019
01:12
Actualizado

Una escuela de premio

La Escuela Taurina de Madrid, a la que Carmena retiró la subvención, consigue el Premio Nacional de Tauromaquia, dotado con 30.000 euros

  • Uno de los alumnos de la escuela taurina entrena la suerte suprema con un carretón
    Uno de los alumnos de la escuela taurina entrena la suerte suprema con un carretón
Madrid.

Tiempo de lectura 4 min.

26 de octubre de 2015. 22:58h

Comentada
Madrid. 26/10/2015

Un balón de oxígeno ha caído sobre la Escuela de Tauromaquia Marcial Lalanda, situada en la Venta del Batán, dentro de la Casa de Campo. ¿El motivo? El Premio Nacional de Tauromaquia que le ha otorgado el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, dotado con 30.000 euros, por «la positiva labor que desempeñan las escuelas taurinas en España» y sobre todo, por «ser la escuela más antigua de la época contemporánea».

Desde que el Ayuntamiento de Madrid, con Manuela Carmena a la cabeza, decidió hace apenas un mes retirar la subvención de 61.200 euros que la escuela llevaba recibiendo desde hace varias décadas, la afición taurina se ha ido rebelando más y más contra este movimiento. Para José Miguel Arroyo «Joselito», «la gente se ha manifestado a nuestro favor. Han atacado una institución en la que no hay ningún ánimo de lucro y sólo nos preocupamos por la formación y por la ilusión». En medio de la tormenta, este premio se puede transformar en un haz de luz.

El jurado, que estuvo presidido por el subsecretario de Educación, Cultura y Deporte, Fernando Benzo, ha valorado ante la concesión del galardón su propuesta de enseñanza profesional, que «ha ido avanzando en sus criterios pedagógicos año tras año», además del «esfuerzo y dedicación de sus profesores, alumnas y alumnos, entre los que han sobresalido importantes figuras del toreo».

«Es un premio al reconocimiento, al trabajo bien hecho y al esfuerzo, sobre todo al de los fundadores, aunque también es para los chavales, que estaban siendo ninguneados», declaraba a LA RAZÓN José Luis Bote, director de la escuela y antiguo alumno de la misma.

El Fundi, otro destacado miembro y ex alumno de la escuela, aseguró que «estamos muy contentos y orgullosos de recibir el Premio Nacional de Tauromaquia». Respecto a la decisión que tomó la alcaldesa de Madrid, el diestro afirmó que «es una forma de demostrar que la escuela de tauromaquia que Manuela Carmena quiere desterrar merece todo lo contrario».

La Escuela de Tauromaquia Marcial Lalanda abrió sus puertas en 1976 y desde ese momento ha formado a casi 200 profesionales del mundo del toro, aunque algunos regenten las filas de plata. «Ser figura del toreo es casi imposible y esta escuela ha dado tres en en casi cuatro décadas», recalcó Joselito, mientras que Bote recordó que «no debemos olvidar que la Escuela Taurina de Madrid es la madre de todas las escuelas de tauromaquia del mundo».

Desde que se crease el Premio Nacional de Tauromaquia en 2011, ha sido otorgado, en 2013, al torero Paco Ojeda, y en 2014, al centenario fotógrafo Paco Cano, «Canito».

Cuarenta años de una institución ejemplar

- Inauguración

Nace el 4 de octubre de 1976 bajo el nombre de Escuela Nacional de Tauromaquia y es inaugurada por Enrique de la Mata Gorostizaga.

- Apoyo de Tierno Galván

En 1982, con el apoyo de Enrique Tierno Galván, el Ayuntamiento se hace cargo del centro y de la propiedad mediante la creación de un Patronato.

- Época de esplendor

En 1994, se presentan en el Batán unos 200 chicos dispuestos a ser toreros. La Escuela no puede acoger a todos y se ve obligada a realizar listas de espera.

- Retirada de subvención

El 23 de septiembre de 2015, la alcaldesa Manuela Carmena decide retirar la subvención de 61.200 euros que la Escuela de Tauromaquia recibía.

- Premio Nacional

El 26 de otubre de 2015 el Ministerio de Cultura otorga a la Escuela «Marcial Lalanda» el Premio Nacional de Tauromaquia.

Últimas noticias