«True West»: Shepard contra América

Autor: Sam Shepard. Director: José Carlos Plaza. Intérpretes: Israel Frías, Luis Rallo, Daniel Gallardo, Inma Cuevas, Joaquín Abad, Alberto Berzal, Esther Ortega. «Off» del Teatro Lara. Madrid.

La Razón
La RazónLa Razón

Que Sam Shepard es un perro verde lo sabe cualquiera que haya visto alguna de sus obras. Dramaturgo, músico o actor, según le da, no se casa con nadie y sus textos son difícilmente clasificables. Y, por lo general, sublimes en su retrato de tipos desnortados. Otra de sus características: el Medio Oeste americano que suele ambientar sus trabajos, como en «Locos de amor». Aquí lo está en el título, «True West», pero, paradójicamente, no en la localización de este drama familiar escrito en 1980 y ambientado cerca de Los Ángeles. El título esconde, como la obra, cierto sarcasmo hacia América y su fábrica de sueños, Hollywood, a través de la historia de dos hermanos que coinciden después de cinco años sin verse: Austin es un guionista culto que busca dar un pelotazo; Lee, un buscavidas que va tirando con pequeños robos. Pero, como en «Balas sobre Broadway», la inspiración surgirá donde menos se espera y el guión ganador, un «western» demencial, lo escribirá el violento Lee en una usurpación de roles que hará temblar la frágil convivencia entre ambos. Hay mucho humor en la superficie de este proceso, y mucha frustración en su fondo, y el montaje de José Carlos Plaza –qué pena que sean sólo tres días en el «off» del Lara, ojalá prorrogue– lo sabe explotar, con dos actores (los que vi, aunque se alternan con otros) que aciertan en sus estereotipos: Luis Rallo, el guionista, ordenado primero y desquiciado después, e Israel Frías, el macarra con talento natural, acompañados por divertidos papeles de un «cubanizado» Daniel Gallardo y de una Inma Cuevas casi en trance. Lo mejor: el proceso por el que Plaza viaja del orden a un «mäelstrom» de alcohol y tostadoras robadas en una catarsis a la que le sobra el final predecible. La tragedia americana ya se había consumado antes.