Antonio García Ferreras se cambia de plató

El director de «Al rojo vivo» visita hoy el programa de Pablo Motos por «la presión de mis hijos y de Trancas y Barrancas».

Imagen promocional de la presencia del periodista en el espacio de entretenimiento
Imagen promocional de la presencia del periodista en el espacio de entretenimiento

El director de «Al rojo vivo» visita hoy el programa de Pablo Motos por «la presión de mis hijos y de Trancas y Barrancas».

Pablo Motos comienza el programa con su frase fetiche: «Hoy viene a divertirse a ‘‘El hormiguero’’...». Puede que hoy sea uno de los días más apropiados porque el director de «Al rojo vivo», aunque le consta a todo el mundo que le gusta la información, merece «desintoxicarse» al menos durante una hora en un programa de entretenimiento. No es muy frecuente que Antonio García Ferreras pise un plató que no sea el de su programa y que hable de otra cosa distinta a las noticias que generan los demás, aunque últimamente ha hecho alguna concesión. La primera fue en Nochevieja, cuando se coló en la emisión de las Campanadas de laSexta para conectar con Cristina Pardo –la periodista que toma las riendas de «Al rojo vivo» cuando él está en otros afanes, como ayer, que estaba en el Parlamento de Cataluña para cubrir la formación de la Cámara–, e Iñaki López («laSexta Noche») para enviarles un saludo.

Actualidad y anécdotas

«Me cuesta dar entrevistas porque soy algo tímido, pero la presión de mis hijos y de Trancas y Barrancas ha sido imbatible», comenta García Ferreras sobre su presencia. Por supuesto, en él hablará de cómo ha narrado en directo los acontecimientos políticos más importantes de los últimos años, desde los días posteriores a los atentados de París que ocurrieron en noviembre de 2015, hasta las crisis institucional y social que vive Cataluña. Sin embargo, su intervención no se quedará en una crónica de la realidad. A buen seguro hablará las anécdotas que ha vivido delante y detrás de las cámaras.

Además de la insistencia de sus vástagos, García Ferreras ha elegido cambiar de plató porque considera que «‘‘El hormiguero’’ es el mejor programa de televisión que se hace ahora mismo en España. Me fascina la frescura que mantiene, su capacidad para sorprender, la capacidad de seducción y su fuerza creativa». El periodista está expectante ante la propuesta que le hagan en una de las piezas que mejor acogida tiene: la sección de ciencia. «El programa está repleto de momentos hipnóticos, pero los experimentos científicos me parecen maravillosos y es fabuloso que también esté muy presente la magia».

García Ferreras se une a la amplia lista de figuras nacionales e internacionales que visitan «El hormiguero», que continúa contando con la complicidad de los espectadores. El martes logró uno de los mejores datos de la temporada con la presencia de la campeona de halterofilia, Lydia Valentín, a la que, durante la emisión sus entrenadores le dieron la medalla de plata de Pekín, disputados en 2008. No se la pudo colgar en su momento porque fue superada en la competición por rivales que después dieron positivo en dopaje. La visita de Valentín se convirtió en lo más visto del día, con un 17,1 por ciento de cuota de pantalla y 3,3 millones de espectadores. El espacio también logró el minuto de oro, al conseguir un 24,7 de «share» y casi cinco millones de seguidores. En 2017 acumuló cien de esos 60 segundos tan codiciados por todos los programas de televisión.