Ford: el director que necesitaba América

El canal TCM estrena el viernes un documental con motivo del 125 aniversario del nacimiento del cineasta de origen irlandés que recreó un paisaje mitológico

John Ford, ganador de cinco Oscar, dirigió más de 140 películas en su carrera / Foto: TCM
John Ford, ganador de cinco Oscar, dirigió más de 140 películas en su carrera / Foto: TCM

El canal TCM estrena el viernes un documental con motivo del 125 aniversario del nacimiento del cineasta de origen irlandés que recreó un paisaje mitológico

Tras ver «El hombre que mató a Liberty Valance», Peter Bogdanovich aseguró: «estaba viendo la última gran película de la Edad Dorada de Hollywood. Cuando el tren se aleja, es realmente eso, el final de Ford. Y el final de Ford no era otra cosa que el final de esa época». Ese año, 1962, ya estaba todo hecho por aquel hijo de inmigrantes irlandeses nacido bajo el nombre de John Martin Feeney el 1 de febrero de 1894 en Cape Elizabeth, Maine. Estados Unidos ya tenía un pasado, un relato, un paisaje mitológico.

Para celebrar el 125 aniversario del nacimiento de John Ford, el canal TCM estrena en exclusiva el documental «John Ford: el hombre que inventó América», dirigido por Jean-Christophe Klotz, documentalista de origen franco-estadounidense, en el que se explora la importancia del director, tanto de su obra artística como del personaje que él mismo creó. Una vida marcada por la ambivalencia, por la dicotomía entre hombre rudo o intelectual sensible, entre norteamericano patriota que se ofrece para acudir a la Segunda Guerra Mundial o cineasta perseguido en la caza de brujas que se califica en su correspondencia personal como «socialdemócrata». Para Klotz, no hacía falta que Ford hablase en público, que contase su punto de vista a la prensa, porque sus películas lo hicieron por él.

Consolidado como un director solvente a mitad de los años 30, gracias a las decenas de cintas que rodó durante el período del cine mudo, dos factores fueron los que elevaron la obra de John Ford a la categoría que ostenta en el curso de la historia: aprovechar el sonido para llevar a un siguiente escalón su capacidad narrativa y descubrir un paisaje tan icónico como Monument Valley.

Un país sin historia

Al oeste del país, entre Utah y Arizona, está situada esta tierra que sirvió de decorado para películas totémicas como «La diligencia», «Fort Apache» y «Centauros del desierto». Pero que, en realidad, nunca presenció batallas contra los nativos ni fue atravesada por caravanas llenas de pioneros. Aun así, Monument Valley se ha convertido en parte de la identidad americana. Eso no importa, porque lo normal es asociar esos rojizos paisajes con el pasado norteamericano. Como explica Román Gubern en su libro «Historia del cine», el western «constituye la historia de un país sin historia (...) es la epopeya del pueblo invasor y vencedor, que solo tiene memoria para sus glorias y que ensalza a sus héroes hasta convertirlos en mitos». Ford diseñó un pasado para un país sin antecedentes, creó héroes fundacionales para una nación que quería mirar atrás con orgullo. Consciente de esta disolución del límite entre realidad y ficción que había provocado, Ford se confesó a través de uno de los personajes de «El hombre que mató a Liberty Valance», el director del periódico local, al decir: «Cuando los hechos se convierten en leyenda no es bueno imprimirlos».

Cuatro obras maestras

Ganador de cinco Oscar, Ford siempre apoyó a las minorías. En especial en la última etapa de su carrera, un período más pesimista y crítico, en el que se posicionó a favor de los movimientos por los derechos civiles («El sargento negro») y criticó los crímenes cometidos contra los nativos americanos («El gran combate»). En el documental se enlaza la creación «fordiana» de Estados Unidos con el momento actual del país, la era de la simplificación trumpista. Porque si el lenguaje audiovisual que forjó Ford sirvió para unificar la cultura, la simpleza de la telerrealidad de la que se vale Trump deshilacha, cada día, un poco más las costuras.

Además del documental, TCM dedica la programación del viernes 1 de febrero a emitir clásicos de la filmografía de John Ford como «Fort Apache» (1948), «Centauros del desierto (1956), «Mogambo» (1953) y «El fugitivo» (1947). Para los que no puedan visualizar este especial, la cadena lo repetirá el próximo miércoles 27 de febrero.