Ocio

La chica de los «flashbacks»

Antena 3 estrena esta noche «Presunto culpable», la nueva serie original de Atresmedia que sumergirá al espectador en los misterios que rodean la desaparición de una joven bióloga.

Alejandra Onieva da vida a Anne Otxoa, protagonista de la ficción presentadores del concurso
Alejandra Onieva da vida a Anne Otxoa, protagonista de la ficción presentadores del concurso

Antena 3 estrena esta noche «Presunto culpable», la nueva serie original de Atresmedia que sumergirá al espectador en los misterios que rodean la desaparición de una joven bióloga.

¿Qué le pasó a Anne Otxoa? ¿Hay alguien envuelto en su desa–parición? La intriga y el misterio aterrizan en Antena 3 esta noche con «Presunto culpable», la nueva ficción original de Atresmedia Televisión en colaboración con Boomerang TV. Un proyecto con el que la cadena apuesta fuerte por el «prime time» de los martes. La historia comienza con el regreso desde París del prestigioso biólogo Jon Aristegui a su ciudad natal tras el fallecimiento de su padre, un hecho que afronta sin saber que tendrá que luchar contra su pasado y los enigmas que envuelven la desa-parición de su novia seis años atrás. Este trágico suceso será el motivo principal que enfrentará a las familias Otxoa y Aristegui, que vivirán sumergidas entre la inocencia y la culpabilidad. La ficción recoge un reparto conocido, encabezado por Miguel Ángel Muñoz y en el que también se encuentran Susi Sánchez, Elvira Mínguez, Tomás del Estal, Iñaki Font, Carlos Serrano, Pablo Scola y Josean Bengoetxea, entre otros.

Chica misteriosa y confusa

Anne Otxoa no es el típico personaje víctima de una tragedia, la joven reúne todos los requisitos para ser una sospechosa más de su propia desaparición. Científica y con una vida aparentemente idílica, antes de ausentarse, compartía vida y trabajo con Jon, su pareja con la que, además, no atravesaba su mejor momento. Alejandra Onieva, la actriz que da vida a Anne, define su personaje como «misteriosa, manipuladora y, en cierto modo, algo confusa». Asimismo, afirma que esa falta de victimismo con la que han tratado los guionistas el personaje es el motivo principal por el que esta ficción puede triunfar frente a otras producciones del género que tienden a buscar al culpable, ya que «indaga en cómo es la joven y profundiza en las causas que le han llevado a un final tan desafortunado», indica la actriz.

El «flashback» es el elemento narrativo en el que la veremos aparecer a lo largo de toda la trama. De tal manera que el espectador podrá recordar e hilar todos los sucesos que acercarán a la razón de su ausencia. «Este elemento, a la hora de actuar, hace todo un poco más lioso porque muchas veces no se sabe muy bien con qué te vas a topar, y no supe qué había sucedido hasta el final del capítulo», asegura Onieva.

Acantilados, playas y la naturaleza salvaje han sido los escenarios naturales de la serie ambientada en el País Vasco. La intérprete afirma estar encantada con el set de rodaje: «Normalmente en un rodaje no sales de plató y grabar en estas localizaciones reales maravillosas, para alguien como yo, que no soy del norte, es todo un regalo», asegura, a la vez que afirma que ha sido «distinto, como un campamento con los compañeros».

A pesar de soñar con trabajar de nuevo en Italia, asegura que grabar un «thriller» en su casa era algo nuevo para ella, además, de un proyecto que le «apetecía muchísimo» y con el que estuvo encantada desde el primer momento. «Me lo he pasado muy bien trabajando, ha sido un regalo porque es muy conflictivo y tiene mucha miga, ojalá me sigan dando este tipo de personajes», declara. El serial «El secreto del Puente Viejo» fue el trampolín que hizo triunfar a Onieva en la pequeña pantalla. Tras más de 700 episodios en la sobremesa de Antena 3, hizo su aparición en la italiana «Sotto copertura: La cattura di Zagaria» y «Ella es tu padre».

Los Otxoa, una vida entre el mar y ETA

La saga Otxoa vive de la pesca, oficio del patriarca, Julen (Josean Bengoetxea) y Eneko (Kiko Rossi), el más joven de los varones. Maite (Carol Rovira) es la única que mantiene una relación cordial con sus eternos enemigos, los Aristegui, y el primogénito, Joseba (Iñaki Font), lucha contra sus propios demonios después de estar encarcelado por los años en los que fue miembro de ETA. El puntal de todos ellos es Amaia (Elvira Mínguez), una madre coraje capaz de todo.