La llamada de la paternidad

Amazon Prime estrena el día 7 «Pequeñas coincidencias», la primera producción de Atresmedia Studios para el gigante televisivo en colaboración con MedioLimón y Onza.

La joven actriz Lucía Balas, junto a Javier Veiga en la primera serie española para Amazon
La joven actriz Lucía Balas, junto a Javier Veiga en la primera serie española para Amazon

Amazon Prime estrena el día 7 «Pequeñas coincidencias», la primera producción de Atresmedia Studios para el gigante televisivo en colaboración con MedioLimón y Onza.

Marta acaba de inaugurar su propia boutique de vestidos de novia, mientras que Javi es un reconocido crítico gastronómico. No tienen nada en común, salvo que un buen día a ambos les nace un repentino deseo de convertirse en padres. Esta es la premisa inicial de «Pequeñas coincidencias», primera serie española que llega al catálogo de Amazon Prime producida por Atresmedia Studios con la colaboración de Onza Entertainment y MedioLimón, compañía de la que son socios sus creadores, productores y pareja protagonista, Marta Hazas y Javier Veiga. «Desde el principio teníamos claro que queríamos apostar por la ficción española y creemos que “Pequeñas coincidencias” es una gran muestra de nuestro compromiso», señala Ricardo Carbonero, responsable de adquisiciones de contenido de Prime Video.

Episodio piloto inédito

También es un estreno muy especial para Atresmedia Studios, filial del grupo de San Sebastián de los Reyes nacida en marzo, ya que se trata de su primera serie en el mercado. «Trabajar con Amazon ha sido estupendo porque han confiado mucho en nosotros y en nuestra capacidad de desarrollarla, una sintonía que se ha traducido en una producción récord en menos de ocho meses», indica su director general, Ignacio Corrales. Tal y como asegura Gonzalo Sagardía, productor ejecutivo de Onza, el rodaje no ha sido fácil porque se llevó a cabo en exteriores e interiores reales durante los meses de verano, pero la clave para su incursión en el proyecto fue el visionado del episodio piloto que realizó MedioLimón, una apuesta arriesgada e inédita en nuestro país, pero «que les permitió comprobar el tono, ritmo y la delicadeza con la que se trata el tema de la paternidad», indica Sagardía. En este sentido, Veiga, «showrunner» y «alma mater» de la ficción, arriesgó y prefirió invertir en un capítulo de presentación que «pasar tres años de despacho en despacho intentando convencer a cadenas y operadores».

«Apostar por esta comedia romántica sobre el papel es difícil porque se iba a leer en diagonal. Preferimos asumir el riesgo del piloto sabiendo que cabía la posibilidad de que al final solo nos vieran nuestros primos», bromea el polifacético artista. «Javier tiene un tono muy concreto de comedia, un sello muy marcado que es lo que a mí me apetece que se vea porque no es habitual encontrar a un director con las cosas tan claras», manifiesta Hazas.

Además, la intérprete destaca la libertad creativa con la que han trabajado y cómo ha cambiado en España «la consideración hacia los creativos», algo a lo que ha contribuido el éxito de la ficción nacional fuera de nuestras fronteras.