Ocio

«La voz», la nota más alta

El «talent show» de Atresmedia arranca la grabación de las «Audiciones a ciegas» para su puesta de largo en enero con mecánica y plató renovados.

Paulina Rubio, durante la presentación del programa en el Teatro de Atresmedia
Paulina Rubio, durante la presentación del programa en el Teatro de Atresmedia

El «talent show» de Atresmedia arranca la grabación de las «Audiciones a ciegas» para su puesta de largo en enero con mecánica y plató renovados.

Todo está listo para el arranque de las grabaciones de «La voz», que se estrenará en las pantallas de Antena 3 en enero. Aunque todavía no hay fecha confirmada, la cadena, los responsables de Boomerang TV, los coaches (Paulina Rubio, Luis Fonsi, Pablo López, Antonio Orozco) y la presentadora, Eva González, protagonizaron ayer la primera rueda de Prensa de la nueva etapa del «talent show» en Atresmedia Televisión, en la que adelantaron muchos de talles de una edición «renovada», en palabras de Carmen Ferreiro, directora de entretenimiento del grupo. Para ello han echado el resto con un plató de 2.000 metros cuadrados, el más grande del formato en Europa, en el que hasta 1.000 personas podrán disfrutar del espectáculo en la fase de los directos; el escenario se vuelve circular, y se utilizarán 32 cámaras, 45.0000 vatios de sonido, 130 metros cuadrados de pantalla LED con cinco millones de píxeles y cientos de cañones de iluminación.

«La diversidad, la variedad y la calidad son atributos que caracterizan a este programa, con el que Atresmedia consolida la apuesta por el entretenimiento a lo grande», añadió Ferreiro, que destacó «la empatía y capacidad de trabajo» de Eva González, «la experiencia, solvencia y brillante trayectoria» de los 200 integrantes del equipo y «la materia prima de los “talents”, que han secundado el casting más concurrido en España y que han hecho de la selección una de las más difíciles para sus responsables».

Por su parte, Encarna Pardo, productora ejecutiva de Boomerang TV, indicó que desean «vivir esta edición como la primera» y añadió que, pese a que como formato internacional está muy ajustado a unas premisas, «algunas cuestiones en la mecánica pueden variar» como «El bloqueo», una de las novedades de esta edición, diferente al de resto de países, y gracias a la que los «coaches» podrán impedir a sus contrincantes girar los sillones en la fase de las «Audiciones a ciegas» hasta en dos ocasiones. «El juez bloqueado no lo sabrá hasta que intente pulsar el botón, ya que su silla no girará», señaló Ferreiro. Un nuevo elemento que aumentará la competitividad entre los mentores y procurará momentos inéditos al devenir de la pugna por la mejor voz.

La estructura del programa para esta sexta edición queda establecida en seis galas de audiciones, cuatro batallas y cuatro directos, que incluirán la semifinal y la final. Pardo confirmó también que los espectadores tendrán la oportunidad de conocer lo que se cuece detrás del escenario «cómo se trabaja en el plató» y volverán «Los elegidos», espacio «que profundizará en las historias de los aspirantes». La cadena de San Sebastián de los Reyes se volcará con las redes sociales y el canal YouTube, inexistente en sus anteriores entregas, y se está barajando, según Pardo, la presencia del «supercoach».

«Coaches», entregados

«Me encanta este proyecto porque es España, mi segunda patria, y por la música», comentó Paulina Rubio. «Descubrir una joya musical en este país es una responsabilidad enorme y lo haremos con el corazón en la mano», indicó la artista mexicana, para la que lo más importantes es que los miembros de su equipo «no pierdan la identidad, sepan lo que son y hacia dónde van».

Por su parte, Antonio Orozco se mostró con ganas de empezar y «que todo vuelva a fluir», porque, según el músico, «este plató tiene algo muy especial». Sentimiento compartido por López, para el que «La voz» es como «estar en otro planeta». Asimismo, Luis Fonsi, que compaginará las grabaciones en el Teatro de Antena 3 con el arranque de la versión que prepara Telemundo, subrayó este proyecto «como un nuevo comienzo aunque haya participado en otras ediciones» y confesó «sentirse tal que en casa» tras su experiencia como asesor de David Bisbal en la primera entrega.