Televisión

Mario Casas saca su “Instinto”

El actor vuelve a la televisión tras seis años de ausencia, con un «thriller» erótico, cuyos ocho capítulos estrena hoy Movistar+, en el que encarna a un hombre castrado emocionalmente

Publicidad

Marco (Mario Casas) practica el sexo como el deporte: de manera compulsiva, jadeando, sin hablar ni mostrar algún sentimiento. La única diferencia es que da rienda suelta a su líbido en un club privado con mujeres que ni conoce ni lo pretende. Solo busca el placer sin nombres, ni rostros, ya que todos están protegidos con máscaras. A pesar de su inhibición sexual es un castrado desde el punto de vista emocional. Así se muestra el personaje en «Instinto», el «thriller» erótico de Movistar+, en colaboración con Bambú, cuya temporada completa de ocho episodios se estrena hoy.

Un personaje antipático

Para darle entidad, Casas se impuso la disciplina de economizar sus recursos interpretativos. «A diferencia de otros personajes, como el que interpreté en, por ejemplo, ''Tres metros sobre el cielo'' (2010),éste no se comporta como si fuese un parque de atracciones. Es opaco, hermético, un tío raro que cuando era un niño sufrió un trauma que le bloqueó el cuerpo y la mente. Durante el rodaje no me permití mover un músculo de la cara», explica. Y es que Marco será un profesional de éxito, al que se le presume carisma y poder de seducción, pero la realidad es que es un cardo. El propio Casas lo reconoce: «Cuando mi madre vio los primeros capítulos, me dijo: ''A mí no me gusta''. Era la relación lógica, porque queríamos que al espectador le cayese muy mal hasta el último episodio».

Publicidad

Ante los que quieren ver en «Instinto» una variante cañí de «Cincuenta sombras de Grey» (2015), la productora ejecutiva de Bambú, Teresa Fernández-Valdés, desmonta las comparaciones de un plumazo porque «no contamos una historia romántica con un componente sexual. Marco no se enamora». Susana Ferreras, productora de Movistar+, va en la misma línea: «Es un hombre solitario, arisco, que no sabe relacionarse ni con su familia ni con su entorno y cómo práctica el sexo es la expresión de sus conflictos internos». Si hay que buscar referencias cinéfilas, Casas no duda en citar al personaje de Mickey Rourke en «9 semanas y media» (1986) y el que interpretó Michael Fassbender en «Shame» (2011), «que tenía problemas con su sexualidad. En todo caso, las escenas eróticas de ''Instinto'' no son gratuitas, pero la serie sí que está rodada de forma sensual. Hay primeros planos de las bocas, las miradas y las pieles», añade.

Las escenas del club privado se han mimado visualmente. «Es elegante y perturbador», indica Casas. En este aspecto, se vuelve al cine, en este caso a «Eyes Wide Shut», (1999), de Kubrick. Fernández-Valdés reconoce que a los espectadores les puede venir a la mente, «pero en la cinta se usaban máscaras venecianas y los protagonistas parecía que eran de una secta casi satánica. Nosotros nos hemos inspirado en las de la lucha libre mexicana».

Publicidad

Entre hermanos está el juego

En la serie hay un juego de espejos ya que el hermano de Marco, José, está interpretado por Óscar Casas. Su personaje es autista y la relación entre ambos es compleja. «Me costó mucho interpretar las escenas con Óscar, porque tenemos una relación muy fraternal y me tenía que contener para no abrazarle», dice el mayor de los Casas.