Ocio

“La bola de cristal” se queda huérfana: muere Lolo Rico

Durante cinco temporadas, entre 1984 y 1988, acercó a los más jóvenes a un fenómeno cultural al que no llegaron a tiempo: la movida

La periodista María Dolores Rico Oliver
La periodista María Dolores Rico Oliver

Para varias generaciones de españoles es una referencia insustituible cuando se recuerdan los programas infantiles de nuestra infancia.

Aparece un pellizco de nostalgia al saber que se ha muerto Lola Rico a los 84 años de edad en su ciudad natal, San Sebastián. Para varias generaciones de españoles es una referencia insustituible cuando se recuerdan los programas infantiles de nuestra infancia. Rico fue guionista de “Un globo, dos globos, tres globos”, cuya sintonía aún se recuerda como uno de los momentos más emocionantes de nuestra niñez después de llegar del colegio, y en la que conocimos a otro de los rostros de nuestra infancia: María Luisa Seco. También participó en “La casa del reloj”.

En 1984 creó uno de los espacios más innovadores de la televisión patria: “La bola de cristal”, un programa, en teoría dedicado a los pequeños, pero que seguían todos los públicos, en especial aquellos preadolescentes que asistían atónitos al ver a una presentadora tan singular y molona como Alaska que, lejos de vestir como una conductora de programas al uso, sorprendía con su vestuario y su forma de hablar. Durante cinco temporadas, entre 1984 y 1988, acercó a los más jóvenes a un fenómeno cultural al que no llegaron a tiempo: la movida. Se les abrió las puertas a un mundo lleno de posibilidades en el que, para empezar, a los niños se les trataba como adultos. Es imposible no recordar ahora a Los electroduendes y la Bruja Avería. Tirando de ironía se hablaba de política y de los cambios sociales y culturales que España estaba viviendo. Aún se recuerdan algunas de las frases célebres de la Bruja Avería como “Viva el mal, viva el capital” y “soy Avería y aspiró a una alcaldía.

Gracias a “La bola de cristal”, la audiencia de menos edad conoció series míticas como “La pandilla”, “La familia Monster” y “Embrujada”. Pero quizá lo más importante fue todos los artistas que pasaron por el programa. La nómina es para enmarcar: Alaska, Pablo Carbonell, Santiago Auserón, Loquillo, Mecano, Los Nikis, Eskorbuto, Javier Gurruchaga, La unión, Los toreros muertos, Golpes bajos, La frontera, Nacha Pop, Gabinete Galigari y El último de la fila, entre otros. Y se pudieron oír temas como “Al calor del amor en un bar”, “Querida milagros”, “A quién le importa” y “No es serio este cementerio”.

Si se mira por el retrovisor de la historia de la televisión en España se puede afirmar que Lolo Rico fue una irreverente que no tenía miedo a un triple salto mortal. Así, quiso reflejar en “La bola de cristal” el espíritu de la Transición. También se puede decir de otra forma: “La bola de cristal” era la cara B de otro programa que nunca pasará de moda: “La edad de oro”.