No hay quien pueda con "Anatomía de Grey"

La serie, con 17 temporadas, supera en longevidad a «Urgencias».

Ellen Pompeo, en primer plano, gana 20 millones de dólares por temporada
Ellen Pompeo, en primer plano, gana 20 millones de dólares por temporada

La serie, con 17 temporadas, supera en longevidad a «Urgencias».

Aunque la creadora de «Anatomía de Grey», Shonda Rhimes, ya esté en la plantilla de Netflix, su espíritu sigue presente en la cadena en abierto estadounidense ABC. La mejor forma de superar el sentimiento de orfandad es mantener a la serie con vida al menos dos temporadas más. Tal y como se anunció el viernes, entre 2020 y 2021 se emitirá la decimoséptima temporada. A lo tonto, este drama médico –mejor sería denominarlo «culebrón médico»– ha superado a una de las series más veneradas por los espectadores de antaño: «Urgencias». En febrero de este año batió el récord de capítulos de la ficción protagonizada por George Clooney, al llegar a los 332, y ahora también en entregas, ya que «Urgencias» se plantó en la decimoquinta temporada. Una de las que estará más felices con esta prórroga es su protagonista, Ellen Pompeo, que es una de las actrices de televisión mejor pagadas, con un sueldo anual de 20 millones de dólares.

Dado su éxito, por ahora no necesita respiración asistida porque siguen manteniendo a su protagonista Mederith Grey. Muchos reprochan a la producción que priorice más las relaciones personales que los casos médicos. Sin embargo, sus guionistas no han perdido de vista los movimientos sociales y han incluido casos de violación y malos tratos, además las adicciones de los adolescentes que les llevan a la sobredosis. Los reflejos de sus creadores han dado sus frutos, ya que es la serie más vista de ABC. Eso sí, de tanto en tanto se lleva algún disgusto, como el pasado viernes, cuando «The Big Bang Theory» les arruinó la fiesta con una audiencia de 12,2 millones de espectadores frente a los 6,2 de los sanitarios más molones de la televisión en estos momentos.

Desbandadas en el reparto

Desde 2005, «Anatomía de Grey» ha superado lo peor que le puede pasar a una producción de largo recorrido: la desbandada de sus actores principales. Tras cinco temporadas, la dulce y cándida Catherine Heigl (Izzie) abandonó la serie después de que la cadena cancelase con antelación su contrato por un ataque de divismo. Isaiah Washington (Preston Burke) lo hizo dos años más tarde. Le invitaron a irse después de que llamase marica a uno de sus compañeros de reparto, T. R. Knight (O' Malley), que se marchó en 2009 porque cada vez tenía menos peso en la serie. Las dos ausencias que provocaron más taquicardias entre los seguidores fueron las de Sandra Oh (2014), que encarnaba a una de las mejores amigas de Mederith, Cristina Yang, porque consideraba que había cumplido un ciclo. Al año siguiente les entraron convulsiones cuando el gran amor de la protagonista, el doctor Sheperd (Patrick Dempsey), desapareció. Primero provocó que entrase en cólera Rhimes porque el rodaje se estaba convirtiendo en un infierno por su causa, y por su líbido, ya que mantenía una relación con una mujer del equipo. Una de las que más se alegró con la decisión fue Ellen Pompeo, ya que siempre quiso aliarse con él para negociar sus respectivos salarios. Otros de los que desertó fue Eric Dane (Mark Sloan), apodado «el doctor macizo» porque quería interpretar a un personaje de acción. Para darles una salida ¿digna? de la serie, la mayoría de ellos terminaron en la morgue del hospital más famoso del mundo.