Paco Lobatón, de «Quién sabe dónde» a «Desaparecidos»

Paco Lobatón y Silvia Intxaurrondo, en la presentación del nuevo programa
Paco Lobatón y Silvia Intxaurrondo, en la presentación del nuevo programa

Han pasado 20 años desde que «Quién sabe dónde» fuese uno de los programas de televisión que consiguiera, en algunas de sus entregas, más de un 50 por ciento de cuota de pantalla. Lobatón creó un espacio pionero que buscaba a las miles de personas que desaparecían de sus hogares no por voluntad propia. Hoy, regresa sin nostalgia a La 1 en horario «prime time» con «Desaparecidos» porque esta sangría no ha parado. Según los datos difundidos por el Ministerio de Interior, en enero de 2017 había 4.164 desapariciones que no se han resuelto. De ellas, 214 están en una situación de alto riesgo. Cada semana el programa realizará ocho búsquedas urgentes porque, según Lobatón, «dejar pasar las primeras horas es un error, emprender una acción cuanto antes puede salvar una vida». También desarrollarán cuatro o cinco historias. Solo hay un requisito para que los «buscadores» del programa se pongan en marcha: que sean casos que hayan sido denunciados.

«Queremos dar un trato equitativo a todas las víctimas, que se sientan acompañadas en su sufrimiento porque la mayoría viven una situación de aislamiento que les lleva a sentir que están al margen de la sociedad. Y se hará sin añadir dolor ni interferir en la investigación», dice Lobatón, que en esta ocasión ejerce la labor de dirección –«aunque apareceré brevemente en cada programa»– mientras que Silvia Intxaurrondo es la presentadora. Pero, ¿qué ocurrirá si se encuentra a alguien que no quiere ser encontrado? Hay una «lista reservada» para que se inscriban. Si no lo han hecho y «Desaparecidos» da con ellos tienen el derecho de no comunicarse con sus familias, aunque éstas tendrán conocimiento de que están vivos. Lobatón reconoce que el caso de Diana Quer «ha sensibilizado a la sociedad, pero nos impone una reflexión: muchas informaciones se alejaban de cómo encontrarla y se centraban en la vida de sus padres». na será vital a través de una app para que haya una interacción permanente y se habilitará un teléfono 24 horas y una línea de WhatsApp.