Cinco rutas bellísimas para hacer en autocaravana por Europa

Cinco viajes que habría que hacer al menos una vez en la vida, en compañía de los seres queridos o disfrutando con uno mismo

Cinco rutas en autocaravana por Europa.
Cinco rutas en autocaravana por Europa.miaalthoffpixabay

Quizá mañana podremos desplazarnos por España y por Europa con la naturalidad de antes. O puede que dentro de varios meses más. No lo sabemos. Tenemos que estar preparados. En el momento en que se permita la libre circulación de nuevo deberíamos tener listo el equipaje, antes de que vuelvan a imponer las prohibiciones, y tenemos que salir pitando de aquí. El mapa tendrá que estar ya marcado con el recorrido a seguir, las ruedas del vehículo hinchadas, el combustible lleno, los bocadillos de pollo en el tupper.

Por eso te voy a soplar cinco rutas bellísimas en autocaravana (o furgoneta o coche o moto o bicicleta) para hacer este verano en Europa, rápido, antes de que nos devuelvan a casa.

El Camino de Tours

Relax y lujo en el Hotel de Palais de Biarritz
Relax y lujo en el Hotel de Palais de Biarritz

El Camino de Santiago francés puede ser una opción excelente para aquellos que busquen sol y playa, aunque no demasiado sol, ni demasiada playa, de manera que puedan intercalar destellos deliciosos de campiña francesa y ciudades muy bonitas con la sal del mar y las olas de espuma. Saliendo desde París para llegar a Bayona (o de Bayona para llegar a París), el viajero haría poco más de 1.000 kilómetros en dos semanas, haciendo parada en ciudades tan emblemáticas como Versalles, Orleans, Burdeos, Poitiers o Saint-Jean-Pied-de-Port. No pueden faltar en esta ruta las visitas al castillo de Amboise, ni, claro está, la animada localidad de Biarritz. Una noche o dos en su casino no harán mal a nadie.

Tierras Altas de Escocia

Puentes como este, conocido por haber servido de escenario durante la escena del coche volador de Harry Potter, son algunas de las bellezas disponibles en las tierras altas de Escocia.
Puentes como este, conocido por haber servido de escenario durante la escena del coche volador de Harry Potter, son algunas de las bellezas disponibles en las tierras altas de Escocia.iphotoclickpixabay

Una maravilla de ruta para hacer solo o en familia, aunque en solitario puede vivirse con una intensidad preciosa. Imagine el lector surfear con su vehículo por las olas verdes de las Highlands. Aparcar junto al lago Ness y dedicar horas a buscar el monstruo que existe en nuestra imaginación. Una ruta que lleva desde Edimburgo hasta Inverness, atravesando los mismos paisajes que defendieron William Wallace y Jamie Fraser. El truco de esta ruta reside en que permite al viajero deambular. No debe seguir la carretera que une ambas ciudades porque llegaría antes de cuatro horas; en su lugar conducirá por cada caminito posible, deberá perderse, buscar carreteras secundarias, deambular, zambullirse en la hierba fresca de Escocia durante el tiempo que le plazca. El destino, Inverness, es solo una excusa. Únicamente así conseguirá conocer algunos de los escenarios donde se rodó Harry Potter, y destinos más exclusivos como el pueblo de Glencoe.

La Toscana italiana

Belleza mediterránea en la Toscana.
Belleza mediterránea en la Toscana.Rudimaespixabay

La que quizá sea la región más hermosa de Italia, compitiendo directamente con su porción de los Alpes, exige una ruta por sus carreteras, al menos una vez en la vida. Este viaje va dedicado a dos grupos inequívocos: a los románticos y a los amantes del arte italiano. Porque se trata de tipo de viaje donde puedes degustar un vino aromático en los viñedos de San Gimignano, después de haber dedicado el día a pasear las callejas sinuosas de Lucca ensombrecidas por torres centenarias. 1.200 kilómetros desde Florencia hasta Montepulciano en un ruta semicircular que fluye por la costa mediterránea no es un viaje cualquiera. Los atardeceres gloriosos y momentos de alivio disfrutando de un Aperol Spritz en las terrazas lo vuelven único. Pisa, Livorno, Piombino, Siena y Asciano son algunos de las localidades encantadoras por las que pasa esta ruta fantástica, muy adecuada para recorrer en antes de que acabe la primavera.

Bosques alemanes

Si bien las muestras de arte románico son un atractivo indispensable de Alemania, también merece la pena conocer a fondo sus zonas boscosas, entre encantadas y delicadas, rebosantes de color. Un recorrido que lleve al viajero intrépido a atravesar la parte del país que lleva desde la costa de Rügen hasta Fulda, ofrecerá a lo largo del camino bellezas como el Parque Natural de Rhön (puro bosque y roca desnuda, montañas y llanuras), las casas con entramado de madera de Duderstadt, el Parque Natural de Hoher Fläming y la catedral gótica de San Esteban en Halberstadt. Cosas así, bellezas. El viajero conocería en esta ruta que atraviesa Berlín los contrastes alemanes, su lado más urbanita a la vez que su faceta tradicional, la de los cuentos de brujas, la de las jarras de cerveza tibia y zuecos por zapatos. Saltando hacia el pasado y de regreso al futuro por los túneles verdes que conforman los árboles a los flancos de la carretera.

Vía de la Plata

Teatro romano y castillo medieval en Medellín.
Teatro romano y castillo medieval en Medellín.Ángel M. FelicísimoCreative Commons

Uno de los recorridos más hermosos de España no podía faltar en la lista. Desde Sevilla hasta Oviedo lleva la misma carretera que siglos atrás patearon los romanos, ayer piedra, hoy asfalto. 780 kilómetros que tienen truco. Para conocer las zonas más emblemáticas por las que atraviesa la A-66 habría que tomar los desvíos pertinentes que llevan a destinos de inigualable importancia histórica y cultural, a saber: Zafra, Medellín (lugar de nacimiento de Hernán Cortés), Trujillo, Plasencia y Astorga. Y la misma carretera, sin desvíos, nos empuja a su vez a conocer localidades del calado de Mérida, Salamanca, Béjar y Cáceres. Los paisajes secos de Andalucía se relajan con el vaivén de los kilómetros y se atraviesa la tierra cruda de Extremadura, las llanuras castellanas, y finalmente detenemos el vehículo resoplando entre los bosques asturianos, pura vida. Quizá sea esta la ruta más apropiada para hacer en los tiempos que corren, sin complicaciones.