Viajes

Verano “low cost” y “Covid free”: 11 rutas para autocaravana en España

Conoce las mejores rutas de carretera para disfrutar durante las vaciones, libre de coronavirus y de precios asequibles.

Este próximo verano buscamos experiencias razonables dentro de España. No queremos derrochar, ni contagiarnos del coronavirus. El creciente interés por visitar espacios abiertos que permitan mantener la distancia de seguridad, a un precio asequible, hace este verano el año de las rutas de carretera. Ya sea en autocaravana o en el coche familiar, es un plan sencillo que apenas precisa de material de acampada y cobertura para el mapa del móvil.

Tenemos varios puntos a favor, el gran número de puntos de acampada que se desperdigan por España, la increíble belleza de nuestros paisajes y la sangre aventurera que impera en las venas españolas. A quien busque además unos días de playa, disfrutará especialmente de una ruta por la costa murciana y Almería, bajando desde Águilas hasta Carboneras por la AL-7107. Atravesando Mojácar con unas vistas únicas de la Sierra de Cabrera, es la ruta ideal para un fin de semana de sol y playa. Aunque no todas las zonas costeras tienen que traer luz y música hawaiana. También podemos buscar tramos más misteriosos, con una historia turbulenta como la de la Costa de la Muerte, en Galicia. Esta zona recibe tan tétrico nombre debido al gran número de náufragos que la corriente arrastraba años atrás hasta la costa. Desde La Coruña hasta Muxía, pasando por Malpica, es posible desvelar uno de los más bellos parajes del norte español. Poco habitados y de verdes intensos, sazonado por pequeñas rías, estos terrenos son ideales para encontrar horas de clama y excelente marisco.

En rutas interiores, la hermosura de nuestras montañas, amplias, altas en España, da pie a algunas de las rutas más espectaculares de Europa. No solo la ruta del Maestrazgo, siguiendo los pasos del Cid Campeador, sino que existen caminos, zigzgagueantes entre los montes castellanos, que llevan desde León hasta Burgos, subiendo por la N-630 en dirección a Boñar, para después torcer a la derecha y descansar en Aguilar de Campoo, mientras picoteamos unas tapas en las terrazas de su Plaza Mayor. Redescubrir nuestro país parece ser la aventura que nos espera este verano, redescubrir su gastronomía en Euskadi, visitando Durango, Elorrio y Vergara en una deliciosa ruta por el interior vasco; redescubrir su historia, grabada en la piedra de los monumentos de Toledo, antes de subir hacia los Montes de Toledo para terminar la ruta en Cabeza del Buey. Esta última ruta serían los 250 kilómetros más hermosos del verano, atravesando Los Navalmorales, el embalse de Cíjara y la Puebla de Alcocer.

Siempre hay una ruta favorita, es la que te lleva más recuerdos, mejores amigos, más momentos de felicidad comprimida. Para nosotros es la más hermosa de todas las rutas, no importa lo que digan blogs y libros de viajes. ¿Cuál es la tuya? Podría ser una ruta que culebrea por las Rías Bajas a lo largo de la costa oeste de Galicia, o atravesar suavemente los Arribes del Duero y la Sierra de la Culebra, desde la localidad de Verin hasta Zamora. Aquí nos zambullimos en el Parque Natural de los Arribes del Duero y Águeda, rozando con la punta de los dedos la frontera portuguesa.

También dependerán los tiempos que tengamos de vacaciones. Si tienes una semana larga, no lo dudes, visita los Pueblos Blancos. 19 localidades en Andalucía a la espera de ser visitadas, en las que rige el buen tiempo y el buen humor. Son de parada obligada Arcos de la Frontera, Olvera, Setenil de las Bodegas y Zahara de la Sierra. Más corta sería una ruta al borde del mar Mediterráneo por la zona de Costa Brava, en Gerona, o una visita rápida a la Sierra de Guadarrama para pasearnos por la Granja de San Ildefonso y la histórica Segovia.

Cada ruta es un pequeño mundo con sus regalos a los sentidos. En unas respiramos el aire limpio de nuestra naturaleza, en otras se embarga la vista con nuestros edificios centenarios. El paladar se excita en cada una de ellas, el tacto del volante comienza a ser costumbre. Escucha, cada momento que detengas el vehículo, los sonidos que nuestro país te regala. Es la única manera de conocerlo como se merece.