El historiador que descuartizó a su amante trata de suicidarse con una espada napoleónica

Oleg Sokolov fue trasladado a su apartamento por los investigadores y trató de quitarse la vida con una espada

Oleg Sokolov, un reconocido historiador ruso y uno de los máximos especialistas rusos en las guerras napoleónicas, ha intentado quitarse la vida con una espada. Los investigadores trasladaron a Sokolov a su apartamento el pasado viernes, lugar en el que decapitó y desmembró a su amante de 24 años, para realizar una reconstrucción de los hechos. El historiador fue trasladado desde su celda a su lujoso apartamento en San Petesburgo para como parte de la investigación judicial. Por su propia seguridad, iba disfrazado de policía, con un casco y un chaleco antibalas.

Durante la reconstrucción, Sokolov, al que habían quitado las esposas, mostró a los agentes cómo mató a la joven y se ayudó de un maniquí para indicar paso a paso como cortó el cadáver con una sierra. En un descuido, trató de coger una espada napoleónica que había sobre una mesa para quitarse la vida pero los agentes lograron evitarlo. No hubo amenaza para terceros, sólo trataba de hacerse daño a sí mismo.

En un primer momento, los investigadores apuntaron a los celos de ella como motivo de la discusión que acabó con el asesinato. Al parecer, Anastasia podría haberle reprochado que se preocupaba más por sus hijas que por ella, pero en realidad lo que ocurrió es que había decidido dejarle. Así lo confirmó su madre, a quien se lo había dicho días antes del crimen. La teniente coronel de la policía Galina Yeschenko explicó que "ella simplemente se hartó del control total de Sokolov y le dijo que se iba".

El abogado del historiador dijo que Sokolov, que podría ser condenado a 15 años de prisión, estaba "atormentado" después de dispararle a su amante cuatro veces y desmembrar su cuerpo. "Está arrepentido", dijo antes de añadir que "quiere disculparse con la familia, en la medida de lo posible y corregir la situación". Las palabras del abogado sonaron poco creíbles, más aún cuando después indicó que la causa fue la luna llena: ""Es un hecho médico conocido que muchos debuts esquizofrénicos se producen en esos días".

Sokolov, de 63 años, fue rescatado y detenido en San Petesburgo cuando había caído a un río en el que pretendía deshacerse de los restos de la joven, con la que había publicado varios libros sobre Napoleón. El historiador, en estado de ebriedad, se estaba ahogando cuando un vecino de la zona lo vio y pidió ayuda para su rescate. Cuando las fuerzas de salvamento lograron sacarle del agua vieron que llevaba una mochila llena de restos humanos, que resultaron ser de Anastasia Yeshchenko.

Cuando los investigadores acudieron a su casa para hacer un registro, encontraron varios miembros amputados de la joven y una sierra llena de sangre.

Yeshchenko, originaria de Krasondar, se trasladó a San Petesburgo a cursar sus estudios en la universidad Estatal y se graduó con honores en 2016. Fue allí donde contactó con Sokolov y comenzaron a trabajar juntos. Fruto de esa colaboración fue el libro "El enviado ruso en la corte de José Bonaparte en 1809-1812". En 2019, el publicaron "El periodo temprano de las Guerras Napoleónicas a través de los ojos del artista Louis-Francois Lejeune". Pero las colaboraciones se convirtieron en algo más y comenzaron a vivir juntos hace año y medio.

Sokolov es autor de libros sobre el estadista y líder militar francés Napoleón Bonaparte y había actuado como consultor histórico en varias películas. Recibió la Legión de Honor de Francia en 2003. Sokolov también era miembro del Instituto de Ciencias Sociales, Economía y Política de Francia (ISSEP), pero la sociedad anunció en un comunicado que había sido despojado de su posición en su comité científico.