¿Cuál es el peligro de que Argentina deje las negociaciones de Mercosur?

La agencia estadounidense Moody’s ha advertido de que la decisión del país de apartarse de las negociaciones comerciales implicará una “pérdida sostenida” de su potencial económico

“Argentina se ubica dentro de las economías más cerradas del mundo y depende de las exportaciones de productos agrícolas como fuente de ingresos y crecimiento”, advirtió este miércoles en un comunicado el vicepresidente de la calificadora Gersan Zurita.

“La decisión de Argentina de apartarse de las negociaciones comerciales que el Mercosur tiene en curso con Corea del Sur, Singapur y otros países implicará una pérdida sostenida de su potencial económico. Una ampliación del comercio contribuiría a la diversificación económica y competitividad del país”, subrayó Moody’s.

“Incertidumbre internacional”

El presidente argentino, Alberto Fernández, explicó a su homólogo de Uruguay, Luis Lacalle Pou, que Buenos Aires no se irá del Mercosur pese a que decidió salir de las negociaciones comerciales externas del bloque que ambos países integran junto a Brasil y Paraguay.

“La decisión no es irnos del Mercosur, es hacerlo más grande, con más miembros”, expresó el mandatario argentino a Lacalle Pou, en conversación telefónica, informaron fuentes oficiales argentinas.

Fernández también resaltó que Argentina y Uruguay deben ayudar a buscar una lógica regional en el Mercado Común del Sur (Mercosur).

La conversación telefónica entre ambos presidentes tuvo lugar días después de que Argentina anunció el viernes su salida de las negociaciones de acuerdos comerciales que mantiene el bloque regional con terceros países, en una medida que sorprendió a los demás socios.

Segundo socio más importante de Mercosur

Argentina, el segundo mayor socio del bloque creado en 1991, decidió apartarse de las negociaciones que el Mercosur tiene abiertas con otras naciones para proteger “las empresas, el empleo y la situación de las familias más humildes” en el marco de la crisis global que desató la irrupción de la pandemia de COVID-19.

El Gobierno tomó esta decisión “a diferencia de las posiciones de algunos socios, que plantean una aceleración de las tratativas hacia acuerdos de libre comercio con Corea del Sur, Singapur, Líbano, Canadá y la India, entre otros”, informó la Cancillería en Buenos Aires.

Argentina garantizó sin embargo a sus socios regionales que “seguirá acompañando” la marcha de los acuerdos del Mercosur con la Unión Europea y la EFTA (European Free Trade Agreement), “sin entrar en debates por ahora estériles”.

¿Hacia una reforma del Mercosur?

La decisión argentina encuentra al Mercosur en un momento donde, sin consenso para avanzar en temas domésticos, como una rebaja del arancel externo común, la agenda del bloque se concentra casi exclusivamente en las negociaciones externas, con logros salientes con la firma en 2019 del acuerdo con la Unión Europea, un no vigente, tras dos décadas de conversaciones.

Con lo cual, apuntó Elizondo, al salir de las tratativas, Argentina se priva de estar sentada en la mesa más significativa, donde se tratan los temas más trascendentes del bloque” actualmente, por lo que hay “un impacto político mayor” de una decisión que “le quita intensidad a la relación más estrecha que Argentina tiene en la región”.

Al advertir este lunes sobre los alcances de esta decisión, la Cámara Argentina de Comercio y Servicios (CAC), una de las entidades empresariales de mayor peso en el país, advirtió que esto llevaría a Argentina “a un grado de vínculo con los socios históricos de menor calidad que la actual” y, en particular, apuntó que una menor intensidad en la relación estrecha de Argentina con Brasil, su principal socio comercial, supondrá “una pérdida en la vinculación entre los dos más importantes países de la región”.

Pero la CAC advirtió además de los riesgos para el propio Mercosur ya que la situación podría derivar en una “sustancial reforma” institucional en el bloque, con el abandono del arancel externo común para los cuatro miembros, y una modificación del estatus de los socios, donde tres de los fundadores mantendrían plenos derechos y uno de ellos renunciaría a uno “muy relevante”, el de negociar y celebrar acuerdos con terceros.

Impacto para el comercio de Argentina

Además de la CAC, las cuatro mayores patronales agropecuarias de Argentina también cuestionaron la decisión del Gobierno de Fernández que, advirtieron, tendrá un “alto impacto” en materia de inversiones, desarrollo de negocios y comercio exterior, “perdiendo proyección e inserción en el comercio internacional, tan necesario hoy para la generación de divisas” que la economía argentina necesita.

Lo que nos preocupa es la imposibilidad de colocar nuestra producción y también nos preocupa la relación con nuestros socios del Mercosur, que se puede ver resentida en esta situación, y que se puedan resentir los acuerdos ya cerrados, como el de la Unión Europea“, dijo a Efeagro Carlos Achetoni, presidente de la Federación Agraria Argentina.

Por otra parte, añadió, en la medida en que los otros miembros del Mercosur empiecen a poner el práctica acuerdos con terceros, reducirán los aranceles para los productos que ingresen de esos mercados, con lo cual Argentina deberá competir “con menos confort dentro del Mercosur” cuando exporte sus bienes a sus socios en el bloque regional.