Multas de 100 euros por no llevar mascarilla incluso en paseos por playas y piscinas de Andalucía

Los menores de seis años, quienes practiquen algún deporte individual al aire libre o tengan problemas respiratorios, no estarán obligados a usarla. Moreno pide «máxima colaboración» ciudadana contra el virus

«La mejor mascarilla es la puesta», condensó ayer el titular de Salud, Jesús Aguirre. Y eso, ponérsela, será obligatorio desde hoy en Andalucía en la vía pública, en espacios al aire libre y en los cerrados de uso ciudadano o abiertos a la gente, aunque pueda garantizarse en ellos la distancia interpersonal de seguridad de 1,5 metros. El que no lo cumpla, puede encontrarse con una multa de 100 euros.

En los esquemas de verano, la estación actual de año, entran las playas y piscinas y también en ellas habrá que utilizar ese elemento facial, aunque no «en el momento de bañarse» ni en el ámbito de «la tortilla con tu familia», cuando se permanezca en punto determinado y a distancia de otros, de acuerdo a lo expuesto por el consejero. Tampoco será necesario cuando se practique un deporte individual al aire libre. La Junta sí ha modificado las normas ligadas a velatorios y entierros, al entenderse que son foco de brotes, y así lo avanzó el consejero de la Presidencia, Elías Bendodo. Los primeros podrán realizarse con un límite máximo de 25 personas, si no es en una instalación cerrada, o de 10, si lo está; sean o no convivientes los participantes. El funeral o la comitiva para despedir al fallecido se restringirá a 25 familiares y allegados, además del ministro del culto correspondiente, según lo informado desde el Gobierno regional. Hay que emplear mascarilla en el transporte aéreo, marítimo, en autobús o en ferrocarril. También, en los vehículos de hasta nueve plazas, incluido el conductor, si los ocupantes no comparten domicilio de forma habitual.

Con todo, la medida tendrá excepciones. No afectará a los menores de seis años, a quienes presenten algún tipo de enfermedad o dificultad respiratoria que pueda verse agravada por la utilización del protector facial, a las que por su situación de discapacidad o dependencia no dispongan de autonomía para quitársela, o a las personas que presenten alteraciones de conducta que hagan inviable su utilización. El Ejecutivo autonómico que comanda Juanma Moreno ha dado luz verde a que se sancione con 100 euros el incumplimiento de las nuevas indicaciones, al considerarse «una infracción leve a efectos de lo previsto en el artículo 104 de la Ley de Salud Pública», cuantía que puede variar en el caso del transporte, apartado en el que regirá «lo dispuesto en las leyes sectoriales correspondientes».

¿Quién se ocupará de vigilar que los andaluces sigan la directrices fijadas? Esas funciones de control y vigilancia del correcto cumplimiento de las obligaciones desgranadas corresponderá a «los ayuntamientos» y a «los órganos competentes de la Administración» de la propia Junta, en colaboración con las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, «en el ámbito de sus respectivas competencias», según lo reflejado en una Orden de Salud publicada en un Boletín Oficial autonómico (BOJA) extraordinario en la tarde de ayer. En ella se recomienda la mascarilla en «reuniones» privadas o públicas.

Aguirre admitió que la Junta no puede evitar «el ocio nocturno» ni celebraciones deportivas multitudinarias como las vinculadas al ascenso del Cádiz CF, pero advirtió de que «es la sociedad entera la que sufre ese desmadre». Moreno pidió a los andaluces «por favor» su «máxima colaboración», a través de sus perfiles en redes sociales.