Maltrato infantil: una lacra que crece un 73% desde 2015

En el 73,2% de los casos de posibles abusos sexuales registrados en 2019 las afectadas eran chicas

Los niños y los adolescentes pueden sufrir maltrato bajo la custodia de los padres, de un representante legal o de cualquier otra persona que los tenga a su cargo
Los niños y los adolescentes pueden sufrir maltrato bajo la custodia de los padres, de un representante legal o de cualquier otra persona que los tenga a su cargoLa Razón

«Toda forma de perjuicio o abuso físico o mental, descuido o trato negligente, malos tratos o explotación, incluido el abuso sexual, mientras el niño se encuentre bajo la custodia de los padres, de un representante legal o de cualquier otra persona que lo tenga a su cargo». Eso es el maltrato infantil, según la Convención de los Derechos del Niño. La normativa vigente en Andalucía recoge cuatro tipos de éste: el físico, el psicológico/emocional, la negligencia o abandono físico/cognitivo, y la violencia sexual. De acuerdo a lo reflejado en un informe titulado «Maltrato Infantil», de la Serie «Cifras y datos» y editado por la Consejería de Igualdad, Políticas Sociales y Conciliación de la Junta, los datos sobre este asunto de los que se dispone son «bastante escasos» y no permiten «extrapolar la cantidad real de niños, niñas y adolescentes víctimas de maltrato», al conocerse, en esencia, lo que se notifica a las administraciones públicas, está ligado, por tanto, al funcionamiento de los registros. Con todo, se trata de información fiable y de la que se extrae una clara conclusión: es una lacra creciente desde 2015 hasta la actualidad.

En la comunidad hay varias fuentes de datos sobre notificaciones de posibles episodios de ese maltrato a la Administración competente, de acuerdo a lo reflejado en el mencionado trabajo, accesible en la web del Observatorio de la Infancia en Andalucía y consultado por LA RAZÓN. Una de ellas son las líneas de atención telefónica. En concreto la de «Notificación de posibles situaciones de maltrato infantil», el 900 85 18 18, recibió en 2019, 5.696 llamadas, de las que 3.267, el 57,4%, fueron comunicaciones de posibles sucesos del tipo analizado, lo que supuso un incremento del 14,3% con respecto al año anterior, cuando se anotaron 2.859 vinculadas al ámbito en el que se centra el informe.

Se derivaron 2.936 casos, relativos a 4.395 niños, niñas y adolescentes, a las delegaciones territoriales de la Consejería de Igualdad, lo que significó un alza del 17% en el número de avisos respecto a 2018 y del 18,8% en el de implicados. Por provincias, en Sevilla se registraron 842, en Málaga 615, en Granada 443, en Cádiz 417, en Almería 268, en Córdoba 224, en Huelva 207 y en Jaén 166.

El 47,7% del global eran chicos y el 46,9% chicas y, por edad, el 28,2% tenían de 0 a 5 años, el 35,7% de 6 a 11; y el 32,2% de 12 a 17. Respecto a las tipologías del maltrato más frecuente, a veces compatibles entre sí, cabe reseñar que el 37,9% se trató del emocional, 1.876 casos; el 35,1% de negligencia, 1.740; el 24,9% fue maltrato físico, 1.231 casos; y el 2,2% violencia sexual, 107 casos. Por último, se sabe también que, un 48,4% estaban asociados a la madre, 1.818; un 20,4% al padre, 767 casos; seguidos de otros familiares o personas allegadas en un 8,75% del conjunto, 329.

Si se pone la lupa en el teléfono de «Información general en materia de infancia y adolescencia», el 900 92 11 11, hay que subrayar que el pasado ejercicio se atendieron en él 1.299 llamadas, de las que 232, el 17,86%, estaban relacionadas con «la solicitud de apoyo y asesoramiento sobre posibles situaciones de maltrato a personas menores de edad», a la luz del informe, fechado este mes. Y aún hay otra vía telefónica a la que recurrir, la «Línea de ayuda a la infancia», el 116111, hasta la que llegaron 110 llamadas, de las que 27 fueron realizadas por menores, 17 por chicas, el 12,4%, y 10 por chicos, el 7,3%. Del total, 25, el 22,7%, estaban relacionadas con situaciones de violencia contra los niños y los adolescentes.

Al margen del teléfono, el Sistema de Información sobre Maltrato Infantil en Andalucía (Simia) contabilizó en 2019 un global de 3.679 notificaciones, un 10,6% más que en 2018. La evolución de éstas «muestra una tendencia creciente desde 2015 hasta la actualidad, con un incremento de las notificaciones en el sistema del 73% en este periodo», se advierte en el estudio. Cada una de ellas recogía «de uno a cuatro tipos distintos de maltrato» y, en concreto el pasado ejercicio, el 69,6% estaban vinculadas a negligencias, el 59,8% a maltrato emocional, el 40,1% a físico y el 6,2% hacían referencia a algún abuso de naturaleza sexual.

Las notificaciones recogían «de uno a cuatro tipos distintos de maltrato» cada una, siendo el mayoritario las negligencias

Según la tipología de maltrato y el sexo de la víctima, las mayores diferencias se dieron en los avisos de posibles abusos sexuales, ya que en un 73,2% de los casos eran chicas. En cuanto a la edad de los afectados, el 38,1% tenían entre 12 y 17 años, el 33,4% a menores de 6 a 11 años y el 28,5% entre 0 y 5 años. En la horquilla de 12 a 17 años, las notificaciones sobre abuso sexual acapararon el 43% para las chicas. Fueron éstas y las de maltrato físico, las que experimentaron un crecimiento mayor. Con todo, entre los chicos, las notificaciones que más se incrementaron fueron igualmente las relacionadas con abuso sexual, pasando de 15 notificaciones en 2011 a 61 en 2019, así como las relacionadas con maltrato físico, de 172 en 2011 a 736 en 2019.

El SOS sanitario y educativo, al alza
En Andalucía en 2019, un 67,4% de las notificaciones de maltrato infantil realizadas provenían de servicios sociales, un 19,1% de otros ámbitos y un 10,2% de la órbita educativa, según lo recogido en Simia. Los avisos procedentes de los servicios educativos y sanitarios son las que más se han incrementado desde 2015, no así en lo relativo a los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado.