El Gobierno andaluz advierte a Vox de que cada «zarandeo» lo «robustece»

Marín señala a Abascal que «no va a marcar la agenda» de la Junta. Manuel Gavira invita a PP y Cs a «buscarse otros aliados» como el PSOE-A porque «son casi lo mismo»

Bendodo en un barco almadrabero con dos atunes recién capturados
Bendodo en un barco almadrabero con dos atunes recién capturadosJUNTA DE ANDALUCÍA JUNTA DE ANDALUCÍA

La imposibilidad legal de convocar elecciones hasta septiembre –la LOREG (art. 42) marca 54 días entre la convocatoria y la celebración de elecciones y la ley electoral andaluza (art. 14) prohíbe celebrarlas en julio o agosto– convierte los movimientos en fuegos de artificio, lo que no impide que los partidos vaya tomando posición. La Junta, en todo caso, y ante el anuncio de Vox de no apoyar las cuentas de 2022, dispone del comodín de la prórroga del Presupuesto de 2021 y así agotar la legislatura. El portavoz andaluz, Elías Bendodo, recordó que el Gobierno andaluz es «fuerte» y «lo que hacen cada vez que recibe un zarandeo es robustecerlo». El vicepresidente Marín advirtió a Abascal que «no va a marcar la agenda» de la Junta y «crear inestabilidad». «Este gobierno estable, que está funcionando, que habla con todo el mundo, tiene vocación clara de agotar la legislatura, porque los andaluces cuando votaron cambio hace dos años y medio, votaron también estabilidad, votaron que de una vez por todas las legislatura se culminaran, votaron para 4 años, y eso es lo que pretende este gobierno, por mucho que un partido u otro plante adelantos», dijo Bendodo.

El escenario es incierto, pandemia incluida. Vox señaló ayer que en el Senado el PP rechazó su enmienda para congelar las tasas a los vendedores ambulantes, durante la celebración de la Comisión de Industria, Comercio y Turismo. En Andalucía, su portavoz parlamentario, Manuel Gavira, señaló que «hasta que no se cumplan los puntos que quedan pendientes, llegar a un nuevo presupuesto sería absurdo». «Ahora estamos en el núcleo central de la legislatura, quedan pocos meses para que finalice, si no hay elecciones anticipadas como nosotros pretendemos, y de lo que se trata es de que se cumpla lo acordado, llegar a nuevos acuerdos quedando cosas pendientes no es lo más recomendable», insistió el parlamentario de Vox, que también apura sus opciones de ser posible cabeza de cartel tras las sustitución de Alejandro Hernández y la renuncia expresa de Macarena Olona. Gavira insistió en que a partir de ahora Vox «no va a apoyar cualquier iniciativa que traiga el Gobierno andaluz que no tenga la firma nuestra», diciendo a PP y Cs que pueden «buscarse otros aliados». Gavira recordó que la secretaria general del PSOE-A, Susana Díaz, «siempre habla de que le tiende la mano, pues que se la coja Moreno y llegue a acuerdos con ellos si pueden y al final se demostrará lo que decimos de que casi son lo mismo». Vox reiteró que Cs, «y no lo decimos nosotros sino los propios dirigentes históricos», es «un partido que está muerto» y aludió a los «tentáculos» del PSOE para una moción de censura.

Precisamente, la líder nacional del partido naranja, Inés Arrimadas, estará la próxima semana en Andalucía dentro de su ronda autonómica para «el relanzamiento» de Cs. El portavoz en el Parlamento de Cs, Sergio Romero, consideró «incongruente» que Vox rechace unos presupuestos «que todavía no conoce». Por el PSOE-A, Susana Díaz, valoró como «infame» que Vox «use a 13 niños para poner de rodillas» a la Junta y que «Moreno agache la cabeza». Por el PP-A, Toni Martín censuró que Vox «sólo piensa en intereses particulares y de partido». Teresa Rodríguez exigió aclarar si hay devoluciones en caliente en Ceuta y tildó a Vox de «cobarde» por no atreverse con el rey de Marruecos.