Casi el 30% de la costa de Málaga, Cádiz y Almería, en peligro por el cambio climático

El litoral andaluz requiere «a corto plazo de acciones prioritarias» por la subida continuada del mar y la erosión causada por los fenómenos meteorológicos

Varias personas disfrutan de la playa y las buenas temperaturas en la playa Mar Rabiosa de Pulpí (Almería). EFE/ Carlos Barba
Varias personas disfrutan de la playa y las buenas temperaturas en la playa Mar Rabiosa de Pulpí (Almería). EFE/ Carlos Barba FOTO: Carlos Barba EFE

«El 29% de la costa de Cádiz, Málaga y Almería requiere a corto plazo acciones prioritarias», señala, como radiografía del litoral, el informe «Estrategias para la protección de la costa en las provincias de Cádiz, Málaga y Almería considerando los efectos del cambio climático» realizado siguiendo el requerimiento del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico (Miteco). Este diagnóstico se integrará en el Plan Nacional para la Protección y alerta de que «la implementación de las medidas será inmediata, teniendo en cuenta los plazos de redacción de proyectos y estudios». El cambio climático es ya una realidad palpable. Del total de 201 Unidades de Gestión (UG) en las provincias de Cádiz, Málaga y Almería, en el 29% resulta que la intervención es prioritaria en el corto plazo, en el 16% es prioritaria en el medio plazo y en el 42% es prioritaria en el largo plazo, mientras que en el 13% la intervención es secundaria, según la metodología propuesta a partir de los resultados de riesgo de erosión e inundación combinado sobre el conjunto del sistema costero (REI) en los diversos escenarios considerados», señala el informe, recogido, a su vez, en la revista «Caminos» del Colegio de Ingenieros de Caminos, Canales y Puertos de Andalucía, Ceuta y Melilla.

La afección en la costa se debe a la subida continuada del nivel del mar y la erosión causada por los fenómenos meteorológicos adversos. El plazo determinado para la actuación es 2030 para el corto plazo; 2045 para el medio; y 2.100 para el largo. El documento en cuestión se halla en fase de elaboración y estará culminado para septiembre al objeto de analizar los distintos escenarios climáticos que afectan a las costas. La estrategia arrancó en 2019.

Málaga es la provincia con más Unidades de Gestión necesitadas de intervención prioritaria, seguida de Cádiz

Entre las medidas que se contemplan está la retirada de estructuras de defensa de la costa. Esta acción es «necesaria en aquellas UG donde «la rehabilitación de marismas puede beneficiarse de la retirada de estructuras de defensa con el objetivo de restaurar el prisma de marea cuando se encuentra alterado por la presencia de estas estructuras y es una medida recomendada si la marisma cuenta con una figura de protección medioambiental». «También es una medida recomendada en los casos en los que, habiendo un frente costero, la vulnerabilidad sobre el medio humano es limitada, con el objetivo de conservar únicamente las estructuras de defensa que ofrecen protección a poblaciones altamente vulnerables». Esta medida resulta necesaria en una única UG en Cádiz, recomendada en 78 UG y no seleccionada en 122 UG, del total de 201 UG de las tres provincias.

También se contempla la «Construcción y mantenimiento de estructuras», necesaria en un total de 44 UG, recomendada en 43 UG y no seleccionada en 114 UG, del total de 201 UG de las tres provincias.

Asimismo, se contempla el mantenimiento y rehabilitación ambiental de marismas, medida necesaria en un total de 6 seis UG (cinco en Cádiz y una en Málaga) de las nueve UG que contienen marismas en las tres provincias.

Otra acción recomendada es el mantenimiento y rehabilitación ambiental del sistema dunar de la playa, necesaria en un total de 33 UG, recomendada en seis UG y no seleccionada en 162 UG, del total de 201 UG de las tres provincias. La regeneración de playas y mantenimiento del ancho de playa seca resulta necesario en un total de 41 UG, recomendada en 78 UG y no seleccionada en 82 UG, del total de 201 UG de las tres provincias.

Se aboga, asimismo, por la revisión de procedimientos administrativos para «acortar tiempos, ya que «en numerosos casos discurre demasiado entre las aprobaciones técnica y económica». Se cita expresamente, además, la coordinación entre administraciones y se aboga por la adopción de acuerdos de cooperación con universidades y centros de investigación en relación a las actividades de formación, capacitación e investigación.

Por su parte, la gestión del sedimento costero es necesaria en un total de 96 UG y no seleccionada en 105 UG, del total de 201 UG de las tres provincias.

Como medida de alto impacto también se señala la revisión de títulos para la ocupación del Domio Público Marítimo Terrestre, recomendada en 8 UG y no seleccionada en 40 UG, del total de 201 UG de las tres provincias.

Otras medidas contempladas son las campañas de educación ambiental, actividades de formación, capacitación e investigación, campañas de participación y comunicación de dinámicas, riesgos y gestión de la costa, la monitorización sistemática de la costa o la realización de mapas y estudios de peligrosidad, vulnerabilidad y riesgos costeros.

En una distinta fase, resulta esencial la recuperación de elementos naturales. La elaboración de la estrategia está siendo ejecutada por un consorcio europeo liderado por la Coastal & Marine Union (EUCC) junto con el Instituto de Hidráulica Ambiental de la Universidad de Cantabria (IHCantabria), la Universidad de Cádiz y la red MedCities, en colaboración con el Miteco. Andalucía, aparte, contaba con estudios previos de Huelva (2014) y Granada (2017). El diagnóstico se integrará en el Plan Nacional para la Protección de la Costa.

De las provincias analizadas, Málaga es la que cuenta con más unidades de gestión (83) y el mayor índice necesitadas de intervención prioritaria a corto plazo, con un total de 35, lo que supone el 42%. El 17% se fijarían en el medio plazo (14 UG). En el caso de Cádiz, de sus 61 UG, el 30% (18) requieren actuación urgente y el 10% (seis) a medio plazo. Almería tiene 57 UD y el 65% de las actuaciones serían prioritarias pero a largo plazo (37), por lo que su litoral presenta un balance más sostenible que el de Málaga y Cádiz.