Cultura

¿Aceptará Cataluña devolver los bienes de la Franja?

Una sentencia dicta el regreso inmediato de un centenar de piezas del Museo de Lérida a parroquias de Aragón como ya sucediera con los tesoros de Sijena en 2017

Frontal dedicado a san Vicente Mártir, una de las obras reclamadas por Barbastro
Frontal dedicado a san Vicente Mártir, una de las obras reclamadas por Barbastro La Razón

Hace dos años, el contencioso sobre los bienes de Sijena tensó las relaciones entre Cataluña y Aragón, hasta el punto de que los “tesoros” del Museo de Lérida tuvieron que partir escoltados por la Policía. Enturbiado por el pulso separatista, la vuelta del “arte expoliado” a casa puso en el foco a esta pequeña población aragonesa, que 80 después recibía lo que era suyo por dictamen judicial.

Ya entonces estaba en curso desde hace más de un década otro caso, paralelo pero si cabe más enrevesado: el de los bienes de la Franja. Un acuerdo de 2008 reconocía por parte de la Diócesis de Lérida que los bienes custodiados en el museo de la localidad (hasta 111 piezas) pertenecían a las parroquias transferidas a la Diócesis de Barbastro-Monzón en los años 90. Pero hasta ahora, el Obispado y el Consorcio del Museo de Lérida han defendido con uñas y dientes, como ya sucediera con el “caso Sijena” la tenencia de estas obras de entre los siglos XIII y XVI.

Ahora, seis meses después del juicio que ha enfrentado a ambas diócesis, el Juzgado de Primera Instancia 1 de Barbastro considera probada la propiedad aragonesa de los bienes y dictamina su devolución inmediata a las parroquias. El juez Carlos Lobón se apoya en el acuerdo mencionado de 2008: «La relevancia de este acuerdo firmado por ambas partes constituye una declaración en la que, por parte de la demandada, se reconocía inequívocamente la propiedad de las parroquias de la parte aragones». Asimismo, considera que «la única conclusión que puede alcanzarse es que las obras reclamadas se encuentran a título de depósito» en el Museo de Lérida.

Así las cosas, al igual que sucedió con Sijena, la institución catalana tendrá que deshacerse de las 111 piezas. Pero, ¿acatarán la sentencia en tiempo y forma o se volverá a repetir el escenario de dilaciones de Sijena que incluso llevó ante los tribunales al ex conseller Santi Vila? El presidente del Gobierno de Aragón, Javier Lambán, espera que la devolución se produzca “de manera inmediata” “sin tener que recurrir a los extremos de la anterior ocasión”, en referencia a los bienes de Sijena. Asimismo, confía en que “la política catalana no anime a incumplir la sentencia”. “Parecería que el viejo Reino de Aragón no deja de dar lecciones de sensatez a sus hermanos del viejo condado”, puntualizó.

Contra la sentencia cabe recurso de apelación en el plazo de 20 días en la Audiencia Provincial de Huesca, un extremo que podría demorar aún más el regreso, años y hasta décadas después, de un centenar de obras de gran singularidad, varias de ellas joyas del románico aragonés.