Las cinco causas de la infertilidad masculina

Uno de los problemas que afectan a muchas de las parejas actualmente es el de no poder lograr un embarazo. Muchas veces se buscan todo tipo de trucos, técnicas, datos matemáticos, fechas clave... pero en ocasiones el problema es la fertilidad. Este tipo de dificultades suele ir asociada a la mujer, pero son muchos los casos de hombres que por diferentes causas no tienen los espermatozoides suficientes o son anómalos, lo que impide la inseminación. Para arrojar algo de luz en este asunto, el doctor Miguel Ángel Checa Vizcaíno, miembro de Saluspot y especialista en ginecología y obstetricia en el Instituto de Reproducción Dr. Checa, ha elaborado una infografía en la que explica las cinco causas que pueden provocar la infertilidad en el hombre y cuáles son las posibles soluciones.

Checa Vizcaíno indica que se puede considerar que un hombre tiene problemas de infertilidad cuando produce menos de 15 espermatozoides móviles, cuando la movilidad progresiva es inferior al 35 por ciento o cuando existe una forma anómala de más del 96 por ciento de los espermatozoides.

La primera de las causas de la infertilidad puede ser la alteración de las hormonas. Si los niveles de testosterona son bajos, si la hormona folículo estimulante está disminuida o la prolactiva elevada, los testículos no producen los suficientes espermatozoides. En este caso, la solución es la más sencilla y bastaría con un tratamiento de fármacos dopaminérgicos que regularizara los niveles hormonales.

Otro de los problemas comunes es la existencia de varices en los testículos, que aumentan la presencia de sangre en la zona y, con ello, la temperatura, lo que impide la creación y supervivencia de los espermatozoides. La solución pasa por una sencilla intervención quirúrgica con anestesia local.

En el caso de que sea una cuestión genética, el problema y la solución son más complicados. La alteración del cromosoma Y de los varones sólo se puede resolver recurriendo a la donación de semen o un diagnóstico genético antes de implantar los embriones.

Uno de los factores más presentes en la sociedad actual es el de los factores ambientales y la edad. Vivir en ciudades con mucha contaminación y el retraso cada vez mayor en la edad para la paternidad provocan el envejecimiento y oxidación de las células. Por ello, es necesario llevar una dieta sana y la ingesta de antioxidantes, que pueden dar los primeros resultados en un periodo de tres meses.

El último de los casos es el de origen desconocido, el que no se detecta tras las pruebas ecográficas y genéticas. Por ello, la única salida es la utilización de la reproducción asistida, con una inyección intracitoplasmática de esperma.