8 claves para saber cómo vestir en una entrevista de trabajo

La preparación previa para una entrevista de trabajo requiere prestar atención a muchos aspectos de nuestro “yo”.

Además de revisar el CV y preparar qué vamos a contar, también debemos prestar atención a nuestro aspecto. Y es que lo que dices es tan relevante cómo lo que cuenta en la entrevista laboral tu imagen.

La primera información que reciben de ti es la que entra por la vista. Sin estridencias ni marcas ostentosas conseguirás ofrecer una imagen serena y coherente siempre procurando que tu aspecto refleje los valores que la empresa desea comunicar.

1. Aspecto coherente

Tu aspecto es muy importante pero no cometas el error de vestirte para una boda. Tu atuendo tiene que ser adecaudo para tu puesto de trabajo. Si para trabajar neceistas uniforme, preséntate con los estándares deimagen habituales según el tipo de trabajo y viste una ropa lo más netura posible y profesional. Por ejemplo, si te presentas para azafata de congresos, puedes vestir un traje chaqueta sobrio, zapato de tacón moderado y maquillaje de día y pelo muy cuidado. La adaptación es la principal regla a seguir.

2. Atractiva pero sin excesos

En la mayoría de los trabajos se prioriza la imagen profesional al atractivo sexual. Hay que encontrar el equilibro entre resulta atractiva y agradable y no demasiado sexy o provocativa. Esto se consigue buscando una ropa funcional y lo más neutra posible. Puede tener detalles o estampados per sin que estos llamen demasiado la atención. Y, sobre todo, no es el momento de transparencias, minifaldas, camisetas de tirantes, escotes, maquillajes muy marcados, melenas excesivamente largas o ropa muy ajustada.

3. Mejor sin marcas

Las marcas no son buenas aliadas para una entrevista de trabajo. Porque son indicativas de tu poder adquisitivo, de tus preferencia y valores. Vestir marcas que están por encima de nuestras posibilidades genera desconfianza en el seleccionador. Si, en cambio, aspiramos a un puesto de alto estatus donde tenemos que dar una imagen de elegancia y estilo, algunas marcas deportivas o casual no nos situarán en el nivel deseado. Mejor no arriesgarse.

4. Complementos discretos

Los complementos también dan una información muy valiosa. Hay muchos trabajos donde joyas y bisutería están prohibidos por razones de seguridad, higiénicas o de imagen. Evita joyas pues en general el trabajo no es el mejor lugar para ostentar. Y la bisutería debería ser discreta, elegante y con estilo, en el caso de que aporte un valor a nuestra imagen.

5. No te arriesgues

Los colores lisos y neutros y las prensas básicas son apuesta segura. Las exageraciones de todo tipo (colores, formas, olores, estilos, etc.) distraen y desconciertan a no ser que se busque una candidata con un estilo muy marcado, muy creativa o de gran personalidad. Considera lo práctico que es el famoso “fondo de armario”. Aunque sea muy convencional siempre puedes darle un toque personal con algún complemento.

6. El valor de la sencillez

La simplicidad y la sobriedad son un valor en alza. La superposición de complementos nos acaba convirtiendo en un árbol de Navidad. No acumules pulseras ni anillos. Si te pones collar no te pongas pañuelo. Podríamos decir que con tres complementos es suficiente. Por ejemplo: reloj de pulsera, pendientes y pañuelo de cuello.

7. Un buen calzado

El calzado, aunque a ras de suelo, es bien visible y da mucha información. Son desaconsejables las sandalias o cualquier tipo de calzado que muestre los dedos. Si eres muy alta no hacen falta tacones, a no ser que el puesto lo requiera. En general son recomendables zapatos cerrados con un tacón cómodo. Puedes usar zapatos de plataforma y de tacón de aguja si usas pantalón. El calzado tiene que garantizar comodidad, diligencia, seguridad y, en muchos empleos, elegancia. Lógicamente, evita botas de montaña o zapatillas deportivas.

8. No es una fiesta

El maquillaje no siempre es necesario. Depende mucho del tipo de trabajo. En general, un maquillaje de día, discreto, nos da un aspecto más cuidado. ¡Ah1 Las uñas cuidadas y a poder ser con un esmalte de color pálido y discreto.