Actualidad

El doctor “watch” ya detecta arritmias raras

Un estudio analiza las ventajas del Apple Watch para detectar la fibrilación auricular que afecta a entre el 20-30% de la población

En el marco del congreso científico de la Sociedad Europea de Cardiología (ESC) de la Asociación Europea del Ritmo Cardíaco (EHRA 2019), se ha presentado un nuevo trabajo en el que se muestran los beneficios del Apple Watch en el diagnóstico precoz de problemas cardiovasculares. Y en ocasiones ha salvado la vida de algún usuario.

Ante las dudas que genera esta nueva tecnología, el presidente de la EHRA 2019, el profesor Hein Heidbuchel admite que “podemos asumir que muchas personas que usan un Apple Watch serán más jóvenes. Incluso si realmente tienen fibrilación auricular, debemos asumir que, como médicos, no sabemos exactamente qué significa eso para esos pacientes. Eso es algo que tendremos que resolver antes de que realmente apliquemos este tipo de tecnología a gran escala en medicina”.

Y es aquí donde hay que plantear y resolver las siguientes cuestiones: ¿Debería tratarse un ritmo cardíaco anormal detectado por un reloj inteligente en adultos jóvenes que de otra manera estarían sanos? ¿Los beneficios de esta nueva tecnología valen los riesgos? ¿Hacia dónde se dirige la tecnología?

En EHRA 2019, se ha presentado el estudio más grande de una aplicación de reloj inteligente para la detección de ritmos cardíacos irregulares, incluida la fibrilación auricular, que es un trastorno del ritmo cardíaco más frecuente (arritmia). Esta patología está detrás del 20 al 30% de todos los accidentes cerebrovasculares y aumenta el riesgo de morir prematuramente. Los síntomas incluyen palpitaciones, dificultad para respirar, cansancio y dificultad para hacer ejercicio. Pero algunas personas no tienen síntomas en absoluto.

Los accidentes cerebrovasculares pueden prevenirse con la anticoagulación oral, pero no hay evidencia de que el tratamiento sea beneficioso en personas sanas menores de 65 años. Entonces, ¿hay algún avance claro en la detección y vigilancia? Aquí, el doctor “Watch” puede ofrecer respuestas.

Algunas reacciones iniciales de los líderes de la Asociación Europea del Ritmo Cardíaco (EHRA), como Heidbuchel, reconoce que “el estudio es el comienzo de una nueva era. En Medicina siempre hemos estado acostumbrados a ordenar pruebas. Aquí el paciente hace una prueba y la presenta a un médico. Tenemos que encontrar una manera de integrar eso positivamente en la forma en que tratamos a los pacientes y su información”.

La profesora Isabelle Van Gelder, presidenta del comité nacional de sociedades cardíacas de la EHRA, muestra sus dudas ya que "mi principal preocupación acerca del estudio es que provoca mucha ansiedad entre las personas que usan tales dispositivos". Por lo que puede generar casos de hipocondría entre los usuarios.

Por su parte, el profesor Haran Burri, presidente científico de EHRA 2019, se muestra contundente al manifestar que “este dispositivo no reemplaza las técnicas estándar para diagnosticar arritmias. Es realmente un dispositivo de detección”. Pero no duda en decir que “los beneficios potenciales son que, si somos capaces de detectar la fibrilación auricular, podemos iniciar una terapia, por ejemplo, anticoagulantes, que puede prevenir el accidente cerebrovascular. Los riesgos son que si el sujeto realmente tiene una arritmia que no es detectada por el dispositivo, es posible que se le asegure falsamente. O a la inversa, si hay una notificación y no hay arritmia, puede que no esté ansioso por nada”.

El profesor Gerhard Hindricks, editor en jefe de la revista científica EP Eace de EHRA y ex presidente de EHRA asegura que “desde un punto de vista tecnológico innovador, este es un nuevo enfoque fantástico. Pero, ¿estamos preparados para estas innovaciones tecnológicas? ¿Están los ciudadanos listos? ¿Está listo el sistema sanitario? Tengo mis dudas sobre si estamos listos para implementar este enfoque ahora”.

Hindricks también quiere saber cómo influye la información que ofrece el Apple Watch. “¿Tendrá la tecnología un impacto en el resultado? ¿Apoyará los valores de los pacientes: estar bien y vivir más tiempo? Eso tiene que ser probado". Por lo que insta a más estudios científicos que lo avalen como dispositivo médico.

Otro de los recelos del ex presidente del EHRA se ciernen entorno a la seguridad. “¿Sabemos qué vamos a hacer con todos estos datos? ¿Sabemos dónde terminan estos datos? ¿Podrán estos datos eludir el sistema de salud tradicional? ¿Hay problemas legales? ¿Se ha aclarado y realmente pensado? Tengo mis dudas".

Sobre el trabajo, la doctora Emma Svennberg, coordinadora de salud de la EHRA, explica que: “La tasa de detección de fibrilación auricular en esta población fue de aproximadamente 0,2%. Esto debería compararse con otros estudios de detección en poblaciones de ancianos de una duración mucho más corta, donde encontraron aproximadamente 15 veces más fibrilación auricular con números que se aproximan al 3% ".

Porque el perfil de usuario debería de ajustarse más. “La fibrilación auricular no es una condición benigna en los ancianos ni en aquellos con factores de riesgo cardiovascular. Pero en este ensayo, que incluye a más de 400,000 personas, solo el 6% tenía más de 65 años", concluye Svennberg.