Actualidad

La fiebre Paramés

Cuatro ediciones en los cuatro días posteriores a su publicación. 18.000 ejemplares en circulación. Segundo libro más venido en Amazon, sólo detrás de la nueva entrega de Harry Potter. Casa del Libro y los principales puntos de venta del país con rotura de stock. Varios miles de reproducciones del vídeo de la rueda de prensa en YouTube y las 800 plazas de la Fundación Rafael del Pino para la presentación del libro agotadas en 48 horas.

Publicidad

El lanzamiento de Invirtiendo a largo plazo, de Francisco García Paramés, el pasado 4 de octubre, ha superado todas las previsiones. Si bien en Ediciones Deusto éramos plenamente conscientes del tirón comercial que podría tener el libro de Francisco García Paramés, y de hecho la tirada inicial fue de 6.000 ejemplares, el triple de lo que suele ser habitual, un par de factores incrementaron la demanda prevista.

Por un lado la coincidencia, en fechas, con el anuncio por parte del autor de abrir una gestora de fondos propia en lugar de incorporarse a azValor, la gestora de sus ex compañeros en Bestinver, lo cual representó una sorpresa mayúscula en el mundo de las finanzas y la inversión, fue noticia en todos los medios de comunicación y acrecentó las cábalas acerca de su posible futuro profesional y las expectativas acerca de lo que pudiera explicar en el libro.

Publicidad

Por otro lado, la propia calidad del libro, cuyos primeros lectores valoraron muy positivamente y animaron, con ello, a aquellos posibles lectores más reacios o que se mantenían a la expectativa. Si bien es cierto que, publicara lo que publicara, Paramés hubiera contado con un número significativo de lectores, también lo es que si hubiera evitado explicar en el texto su modus operandi en lo referente a la selección y compra de acciones o bien hubiera utilizado el libro como altavoz para ejecutar un ajuste de cuentas para explicar su salida de Bestinver, el interés del libro hubiera sido necesariamente menor.

Publicidad

Lo que los lectores se han encontrado, contrariamente, es un texto serio, reposado, con infinidad de claves, consejos y advertencias para el inversor. El texto incluye, asimismo, una descripción clara y concisa de sus 25 años en Bestinver, en los que explica cómo hizo frente a los distintos cuadros económicos nacionales e internacionales que se fueron dando, así como también una descripción sobre las causas de esta última gran crisis y una crítica a quienes fueron sus responsables. Los lectores han encontrado, además, una lección sobre qué y dónde debe buscar el buen inversor y, como colofón, un repaso a los grandes autores de la escuela austríaca de economía, en la que tan buen cobijo ha encontrado y que tan buenos resultados le ha dado.

Un libro, en definitiva, en el que García Paramés no se esconde y en el que, a lo largo de sus páginas, se presenta tal como es, un tipo sencillo, humilde, sin resentimientos, amante de su trabajo, apasionado de la lectura, con una obsesión por el detalle y la búsqueda de la excelencia y que escribe como habla, sin alzar la voz, pero con una carga de profundidad sólo al alcance de quien es un especialista en la materia y conoce perfectamente los terrenos por los que transita. Esto, el descubrimiento del Paramés persona, tan desconocido excepto para los más allegados, ha sido sin lugar a dudas una de las cuestiones que más han, y seguirán agradeciendo, los lectores.

El cálido recibimiento del libro supuso que a la primera edición, de 6.000 ejemplares, tuviera que sumársele una ampliación de tirada urgente de otros 2.000 ejemplares. Al día siguiente de la publicación se encargó una tercera edición de 7.000 ejemplares y, un par de días más tarde, y para poder hacer frente al alud de pedidos por parte de los libreros, una cuarta edición de 3.000 ejemplares.

Publicidad

En total, en consecuencia, se ha dado orden de imprimir 18.000 ejemplares en apenas una semana, lo cual representa un hito en el mundo de la edición de libros de finanzas e inversión y supone el manejo de cantidades comparables a los de los grandes bestsellers de ficción. Estamos, qué duda cabe, ante uno de los grandes lanzamientos editoriales de este otoño y ante un libro que va camino de convertirse en un clásico a la altura de los escritos por Benjamin Graham, Philip A. Fisher o Peter Lynch, a quienes el autor considera sus maestros y con quienes, desde ahora, ya puede compararse.