¿A qué suena el Verdejo de Protos?

Haced la prueba. Buscad en Youtube ‘Nel cor piu non mi sento’ de Paganini (si es la versión de Elena Mikhailova, mejor). Descorchad un vino blanco de Protos. Y dejad que la magia fluya.

De los expertos en el maridaje de los vinos, llegará pronto un maridaje musical. A mí Protos me suena doblemente a música. Es una marca que lleva mucho tiempo apostando por los artistas.

La equilibrada acidez de este verdejo 2017 encaja con la perfección de los pasajes de esta obra. El cálido momento de pizzicato (cuando el violín se toca sin arco en dicha obra) casa muy bien con el toque aterciopelado que deja el vino en el paladar.

Y es que esta especial fusión de emociones tiene su razón de ser en que pudimos degustar, por cuarto año consecutivo, los vinos de las Bodegas Protos en el IV Concierto de Reyes Magos de la Fundación Pons.

Concierto que, una vez más, fue abanderado por mi hermana Elena Mikhailova, que, como sabéis, en los últimos años ha ofrecido ya varios conciertos en las propias bodegas, centrándose principalmente en las obras del célebre italiano Niccolò Paganini.

Y es que, poniéndome romántica y hablando de emociones, la combinación del violín y el Protos vino blanco (un Rueda, verdejo 100%). Se trata de un verdejo de 2017 criado sobre lías.

Nosotros maridamos este vino con roscón; por lo que va de maravilla con los dulces, pero encaja muy bien con pescado, marisco, carnes blancas y a mí personalmente me encanta con foie.

En copa, presenta un color amarillo pajizo con tendencia a verde; y, en nariz, a mí me huele a melocotón. Un acierto seguro.