• 1

La Cata de Katy

La divulgación de vinos en un lenguaje cercano, ameno y lleno de emociones. Sígueme en twitter @katyMikhailova e instagram @mikhailovaKaty

  • Image

¡Perdí 3 kilos con vino tinto!

true

Sobre el autor

Katy Mikhailova

Armenia de nacimiento, madrileña de sentimiento. Casada con el periodismo de moda, mi amante es el vino. Desde ahora, divulgadora de este arte llamado enología en este blog para hablar del vino desde las emociones y las experiencias. Antes he dirigido programas como esModa en esRadio, Por MisSantos Tacones en Radio Intereconomía, Conversaciones y Excelentia Clasica en Gestiona Radio. He escrito para Gente y Qué! Presenté El Taconazo de Katy en ‘Punto Pelota’ y he colaborado en LD TV en Es La Noche de César y en Punto de Encuentro. En la actualidad, soy columnista en libertaddigital.com y colaboro en Redacción en Abierto de Intereconomía TV y en LA RAZÓN

Se acabó el verano. Se acabaron las cervezas en el chiringuito, los espetos a media mañana, los helados de merienda... ¡en fin! Quien me diga que no ha engordado, que me cuente el secreto.

Yo he cogido cerca de cinco kilos (¡este verano además tuvimos el Mundial de Fútbol). Y el debate de si el alcohol engorda o no vuelve a tomar importancia.

Llevo un largo tiempo investigando (¡y hasta experimentando!) sobre el fenómeno de si el vino engorda o no. He leído en multitud de portales lo de que una copa de vino tinto adelgaza, puesto que acelera el metabolismo.

Yo he conseguido perder un par de kilos con un vino blanco, de Segovia, de la D. O. Rueda, ‘Flor de Vetus’, un 100% verdejo. Y también con un vino del Bierzo (que anuncio más adelante). Sobre el primero, escribiré de él en otra entrada, para confesoras cómo beberte Segovia sorbo a sorbo, y que recorra tu cuerpo.

Pero al final lo que realmente marca la diferencia es la comida que ingieras y la actividad física. Por eso también os confieso mi nueva pasión: el yoga a cuarenta gratos.

Sobre la gastronomí,a he descubierto un proyecto que tiene como lema ‘kilos fuera’, o lo que sonaría mejor en inglés “kilos out”, que es un concepto de nace de la mano de dos empresarias españolas para cuidar la dieta. Aunque en verdad es mucho más que eso: es casi una actitud ante la vida.

¡Perdí 3 kilos con vino tinto!

En verdad me llamó mucha la atención la oferta gastronómica, que es la segunda vertiente del negocio (la primera, es una asesoramiento especial, con sus análisis respectivos, para adelgazar, incorporando unas dinámicas colectivas en donde puedes interactuar con gente en tu misma situación). KilosOut ha creado una línea de platos cien por cien ecológicos y artesanales, por una media de cinco euros, de los que, recalentados en el microondas en un par de minutos, puedes disfrutar de una comida rápida, fácil y cuidar así tu línea. Me encantaron las lentejas de KilosOut, que lejos quedan de llevar productos químicos para dotarle de sabor.

Miriam Tara, fundadora del Método KilosOut junto a María José Gómez-Angulo, su madre, me cuentan que el objetivo de ambas es enseñar a construir unos hábitos en las personas que que no engorden, que no es lo mismo que estar a dieta. “El problema no está en la comida si no en el exceso”, aseguran.

Y sí: sobre la pregunta inicial, ¿engorda el vino? En verdad no. Lo que engorda es la comida con la que maridas ese vino en concreto. Es decir: si tomas un pez emperador a la plancha con verduras maridado con un Flor de Vetus, no vas a engordar. Si el mismo Flor de Vetus lo maridas con comida basura, sí. Así que a ver si frenamos la campaña de que el alcohol engorda, porque este es un concepto demasiado genérico y desafortunado.

Un tinto para adelgazar

Aprovecho para hablaros de un tinto que me parece idóneo para las dietas, que es el ‘Pájaro loco’ de de Losada Vinos. Nacido en el Bierzo, hecho de uva mencía, la más característica de la zona... y con tan solo 4 meses de barrica ya está listo ‘para volar’. El Pájaro Rojo roble es, de hecho, una de las etiquetas más internacionales de la firma. Se trata de un vino agradable, ‘fácil’ pero con un punto de complejidad que adquiere con un ligero paso de 4 meses por barricas nuevas de roble. Y aunque la crianza sea corta, la madera deja una sutil huella que han querido reflejar en el nombre. Es por eso que la añada de 2017 lleva ‘apellido’: El Pájaro Rojo Roble. Al igual que la mayoría de sus etiquetas, está elaborado con uva mencía, la que mejor expresa el terruño de El Bierzo -seleccionada de las viñas viejas más bajas-, pero en esta ocasión hablamos de un vino más fresco, altamente aromático, aterciopelado y goloso. Con respecto a las añadas anteriores, este no solo es más frutal, sino más elegante y con una caricia de madera.

Su vivo color cereza picota denota juventud. Expresa aromas de fresas y moras, y florales como el de las lilas. Resulta untuoso y marcadamente afrutado con delicadas notas de violetas y frutas rojas. También es fresco y aterciopelado en boca, donde exalta la variedad y el terruño en su mejor expresión.

Por terminar de contaros sobre KilosOut, sus fundadoras lo definen como un método que combina el aprendizaje de hábitos nutricionales, cimentados en la dieta mediterránea, con la psicología y motivación de un apoyo grupal y online por un equipo de especialistas. A eso se le suma esa oferta gastronómica que puedes encargar para llevarla a tu trabajo o tener la compra de la semana de la manera más rica y fácil.

Yoga y terapia de ondas, para recuperar la figura

Por rematar este asunto, tengo que contaras que en mi caso los excesos culinarios de verano me han llevado a tener una retención de líquidos horrible. Así que he decidido recurrir a dos soluciones más. El tratamiento del Doctor Moisés Amselem, en la Urban Clinic (cerca de la Plaza de Castilla), de ondas de choque para alisar la piel, quitar la celulitis, activar la circulación de la sangre, entre otros. Probé la criolipólisis en otro centro en Aravaca, pero no me funcionó. La criolipólisis es cara, molesta y en mi caso no era lo más aconsejado, dado que es más piel de naranja que acumulación de grasa.

El vino tinto ejerce de acelerador de metabolismo, por lo que viene genial para las que tenemos problemas de piel de naranja. Pero, ¡repito! El tinto como tal no adelgaza. Si esto no lo combinas con otros tratamiento no sirve de nada.

Y es que para todo ello, decidí optar por el Dr. Moisés Amselem, que es un referente en el ámbito de la medicina estética, creador de algunas de las técnicas mas innovadoras de su especialidad: “El palo de Hockey”, “Subq”, “Sol radiante”, “Proyección temporal” entre muchas otras. Colabora habitualmente como asesor científico con los principales laboratorios farmacéuticos y participa como ponente en los principales simposios, congresos y encuentros en cirugía y medicina estética en todo el mundo. Y en Junio de 2015 se le concedió el Premio nacional A Tu Salud por su trayectoria en Medicina Estética en la sede del Periódico La Razón, entregado por el Ministro de Sanidad.

Además de todo esto, por último, para seguir reforzando la dieta del vino me he apuntado a clases de bikram yoga, que es yoga pero a 40 grados. Y me he decidido por el primer centro y SEDE de Bikram Yoga de España que abrió sus puertas en Madrid (Maldonado, 52) en el año 2011, de la mano de Jonathan Martín, un joven emprendedor que dio un giro a su vida, cambiando el mundo de las finanzas por la búsqueda de la paz interior, la salud y el crecimiento personal. Desde ese día Jonathan no ha dejado de aprender con los mejores del mundo y fue en 2011 cuando materializó su sueño con la apertura de Bikram Yoga Spain. Ubicado en pleno Barrio de Salamanca, es el lugar perfecto para practicar esta disciplina que cada vez tiene más adeptos. Actualmente cuenta con 13 franquicias distribuidas en distintos puntos de España.

Además, recomiendo el libro de Macarena Cutillas, ‘Yoga con Calor’ sobre este tema, quien tiene también un centro que es el Californian Hot Yoga, si te pilla mejor su zona... Macarena es un experta en hot yoga y he tenido la ocasión de entrevistarla en varias ocasiones.

Con todo esto y más: dieta del vino, reforzada con yoga y la terapia de ondas de choque, creo que es la mejor manera de afrontar el comienzo de la “vuelta al cole” con alegría. En mi caso ya he perdido 3 kilos desde la última semana de agosto.

Red de Blogs

Otro blogs

Últimas noticias