Hallan evidencias de presencia humana en Atapuerca hace 600.000 años

La aparición de dos utensilios de cuarcita han sido clave para comprender la ocupación humana continua del Yacimiento de la Gran Dolina

El consejero de Cultura y Turismo de la Junta de Castilla y León, Javier Ortega; y los codirectores del Proyecto Atapuerca, Juan Luis Arsuaga, José María Bermúdez de Castro y Eudald Carbonell, presentan  el balance de la campaña de excavaciones 2020 en los yacimientos de la sierra de Atapuerca
El consejero de Cultura y Turismo de la Junta de Castilla y León, Javier Ortega; y los codirectores del Proyecto Atapuerca, Juan Luis Arsuaga, José María Bermúdez de Castro y Eudald Carbonell, presentan el balance de la campaña de excavaciones 2020 en los yacimientos de la sierra de AtapuercaJCyL

Los restos encontrados en el nivel TD8 de la Gran Dolina han permitido documentar por primera vez presencia humana en la Sierra de Atapuerca en una franja temporal entre 500.000 y 600.000 años de la que no se tenía evidencia hasta ahora en ninguna de las cavidades.

La aparición de dos utensilios de cuarcita -una lasca y un canto tallado- han sido clave para comprender la secuencia de ocupación humana continua del Yacimiento de la Gran Dolina, con una antigüedad de 1,2 millones de años.

Con este hallazgo, se puede afirmar que ha sido una campaña clave para la comprensión de la secuencia de ocupación humana del yacimiento de Gran Dolina, pues se han aportado datos sobre una fase relativamente desconocida en toda Europa occidental, y con un innegable interés científico.

Se trata de la situada entre las intensas ocupaciones documentadas en la Unidad TD6 (900.000 años de antigüedad) y las que se corresponden con el gran impacto registrado en la sierra de Atapuerca en momentos ya del Achelense (representada en el yacimiento por la Unidad TD10, a partir de hace unos 450.000 años).

Por otra parte, en la Sima de los Huesos, pese a la baja intensidad de trabajo que ha habido debido al parón por la pandemia del coronavirus, se ha encontrado un fragmento de un occipital que apunta a que ser el cráneo 10, datado en más de 400.000 años de antigüedad.

El consejero de Cultura y Turismo de la Junta, Javier Ortega, ha participado en la presentación del balance de la campaña de excavaciones en los yacimientos de Atapuerca que este año, tras la situación creada por la Covid-19, se han reducido a 25 días, en vez de 45, y han participado un menor número de investigadores.

A este respecto, el consejero ha destacado que Atapuerca es un punto de conexión entre múltiples actores, un ejemplo de colaboración entre las administraciones estatal, regional, y también las locales, fundaciones, universidades diversas, investigadores, voluntarios y el público en general. “Todos ellos han sido capaces de demostrar unión y sobreponerse a las restricciones impuestas por las medidas de protección sanitaria y las limitaciones en cuanto al número de activos, para no poner freno ni ralentizar una exitosa trayectoria que dura ya más de 40 años y que ha convertido a Atapuerca en una de las más destacadas señas de identidad cultural de nuestra tierra”, ha destacado Ortega.

La Junta de Castilla y León financia la investigación y difusión llevada a cabo, tanto por la Universidad de Burgos, como por la Fundación Atapuerca y viene contribuyendo con el Sistema Atapuerca, que hoy cuenta con un centro de cabecera, el Museo de la Evolución Humana (MEH) y como centros dependientes, el Centro de Arqueología Experimental de Atapuerca (CAREX) y el Centro de Acceso a los yacimientos de Ibeas de Juarros (CAYAC), y un centro vinculado, el Centro Nacional de Investigación sobre la Evolución Humana.