Apuesta por internet y por la vivienda en el medio rural

Fernández Mañueco recalca que estos acuerdos entre Junta y diputaciones son en realidad «oportunidades, vida y futuro» para los vecinos de los pueblos

Una apuesta decidida por el medio rural, con el fin de revitalizar los pueblos de Castilla y León, dinamizar su economía y, por supuesto, incentivar el asentamiento de nueva población. Es el convenio que han firmado la Junta de Castilla y León, a través de su presidente, Alfonso Fernández Mañueco, y los nueve presidentes de las diputaciones provinciales de la Comunidad, en un acto en el que también ha estado presente el consejero de Fomento y Medio Ambiente, Juan Carlos Suárez-Quiñones.

Dos importantes protocolos de colaboración que inciden en dos líneas prioritarias en el mundo rural como son Internet y el acceso a la vivienda. Así, por un lado, se van a destinar 30 millones de euros para llevar internet de banda ancha de alta velocidad , tanto fija como móvil, a aquellas áreas donde no llegan las operadoras.

Una extensión de internet de alta velocidad a todo el territorio, que para Fernández Mañueco es «básica para el desarrollo rural, para la modernización de la Comunidad y para poder impulsar la transformación digital». «Cerrar la brecha digital aumentará la igualdad de oportunidades», añadía el presidente, quien ha destacado que este proyecto facilitará el emprendimiento y abrirá nuevas posibilidades a las empresas; permitirá incrementar el teletrabajo y que haya más personas que puedan vivir en su pueblo aunque su puesto de trabajo esté asentado en una ciudad.

Una medida que facilitará también la integración, la eliminación de barreras, la igualdad de oportunidades y el progreso de la Comunidad, «porque hoy la transformación digital ya no es una posibilidad o una opción; es una necesidad irrenunciable», ha apostillado el presidente.

Una inversión que se suma a la que viene realizando ya el Gobierno regional junto al de España para desplegar redes en zonas sin cobertura.

Respecto al segundo de los protocolos, se pretende impulsar la rehabilitación de edificios de titularidad municipal en desuso en los cascos urbanos del medio rural con el fin de incorporarlos al parque público de alquiler social. De esta manera las diputaciones se adhieren al programa Rehabitare para desarrollar un total de 82 actuaciones, con un presupuesto que alcanza los 4,26 millones de euros.

Un programa muy social, ha destacado Fernández Mañueco, al facilitar una vivienda al que más lo necesita, especialmente a los jóvenes; fijando y recuperando población en el medio rural, de manera colaborativa y eficiente y aprovechando el patrimonio inmobiliario en desuso de los pueblos.

En el turno de intervenciones, tomaron la palabra el presidente de la diputación de León, Eduardo Morán, y la presidenta de la institución palentina además de la FRMP, Ángeles Armisén, quienes incidieron en que los protocolos firmados suponen «pasos estratégicos imprescindibles en la lucha contra la despoblación. «Buscamos un papel como el que en la Historia representa el Camino de Santiago», ha afirmado Armisén antes de subrayar que los pueblos son un entorno seguro y atractivo para plantear todo tipo de proyectos empresariales y personales.